La economía mexicana presenta favorables expectativas de crecimiento para 2015, ya que empezarán a sentirse los primeros beneficios de las reformas estructurales, además de que será impulsada por la recuperación de Estados Unidos, afirmó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

El presidente nacional del organismo, Daniel Calleja Pinedo, informó que para 2015, el IMEF pronostica un crecimiento como mínimo de 3.5%, pero estará atento a su evolución en los primeros meses del año para, en su caso, revisar al alza dicha estimación.

Explicó que este optimismo se basa en que a partir del segundo semestre del año próximo ya empezarán a sentirse los primeros beneficios de las reformas estructurales en la actividad económica.

Los impactos favorables se empezarán a reflejar en particular en los sectores de telecomunicaciones y energético, lo que será un aliciente para el crecimiento económico, anticipó en entrevista con Notimex.

Además, dijo, se prevé una recuperación económica vigorosa para Estados Unidos, motor que está jalando no sólo a la actividad económica de México, sino a la del mundo, y ayudará a mitigar los efectos la volatilidad del tipo de cambio y del precio del petróleo.

Expuso que si bien la reciente apreciación del dólar puede ser un factor inflacionario, también es coyuntural y el tipo de cambio regresará a niveles por debajo de 14 pesos en 2015, ya que el régimen de libre flotación permite contrarrestar embates especulativos o externos.

Un precio del dólar alto también es una oportunidad para las exportaciones mexicanas, dada la estrecha relación comercial que tiene México con Estados Unidos, sobre todo en los productos manufactureros y la industria automotriz, que registran crecimientos importantes, comentó.

Respecto al precio del petróleo, el presidente saliente del IMEF apuntó que si bien podría seguir disminuyendo en las próximas semanas, los especialistas esperan una gradual recuperación después de la segunda mitad del año próximo.

No obstante, acotó, la coyuntura actual podría llevar a que muchos inversionistas hagan un alto en el camino y analicen en qué niveles del precio del petróleo pueden ser atractivo a las inversiones en el sector energético tras la reforma constitucional en la materia.

Pese a ello, afirmó, continúa el optimismo de los inversionistas sobre México, porque se hizo una gran tarea con las 11 reformas estructurales aprobadas, por el impacto favorable que podrían tener en la sociedad y en la economía.

Destacó que hubo un gran acierto en el trabajo político para la aprobación de estas reformas, y ahora hay que hacer que estos cambios se aterricen para contribuyan al crecimiento económico, que este año estuvo por debajo de lo esperado.

Calleja Pinedo consideró que así como el Congreso se puso de acuerdo en la aprobación de estas reformas, también podría hacer lo mismo para empezar a resolver algunas asignaturas pendientes, como son el Estado de derecho, la inseguridad, la impunidad y la corrupción.

mac