La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estimó que en el 2013 habrá un crecimiento económico del 3.8% del Producto Interno Bruto (PIB), y una inflación final del tres por ciento.

En el documento que envió al Senado de la República sobre los principales objetivos de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos 2013, la Secretaría de Hacienda afirmó que la demanda interna registrará una mayor aceleración al mantenerse la expansión del empleo.

Asimismo, consideró que en el próximo año habrá una mayor estabilidad en los mercados financieros, un repunte en la confianza y una expansión de la disponibilidad de financiamiento en México, así como un incremento real del cinco por ciento en el valor de exportaciones de bienes y servicios.

En lo referente al Consumo y la Inversión tendrán incrementos del 3.8 y 5.9%, respectivamente, y se espera que a finales del 2013 la inflación sea de 3%, con un intervalo de variabilidad de un punto porcentual establecido por el Banco de México (Banxico), comentó.

De igual manera, la dependencia federal fijó el precio de la mezcla mexicana de crudo de exportación para el 2013, en 87.2 dólares por barril, con un tipo de cambio de 12.8 pesos por dólar.

Estimó que los ingresos presupuestarios del 2013 superen en 123.6 miles de millones de pesos al monto previsto para el 2012, con ingresos tributarios no petroleros mayores en 60.4 mil millones de pesos por la mayor actividad económica y medidas recaudatorias implementadas.

La dependencia hacendaria previó que para 2013 los requerimientos financieros del sector público se ubiquen en 2.4% del PIB, inferior en 0.4 puntos del Producto con respecto al cierre estimado para 2012.

De igual manera, se espera que el próximo año los ingresos petroleros sean mayores en 35.9 mil millones de pesos a lo avalado para el 2012, por el aumento en el precio del barril de crudo mexicano.

Hacienda advirtió que si bien el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el PIB mundial registre un crecimiento del 3.9% en el 2013, aún existen elementos que implican riesgos a la baja en la expansión de la actividad económica global.

Estos son los problemas de confianza en Europa, la sostentibilidad fiscal de mediano plazo en los Estados Unidos, y el grado de ajuste fiscal que llegue a implementarse el próximo año, así como el incremento en los precios del petróleo.

La SCHP señaló que también existe el riesgo en el 2013 de una desaceleración pronunciada en la economía china como resultado de un ajuste en el precio de los bienes raíces mayor a lo previsto.

Con el envío de esta información, que fue turnada a comisiones del Senado, la SCHP cumplió con lo que marca el Artículo 42 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que lo obliga a entregarla a más tardar el 1 de abril de cada año.

apr