México es el país con mayores progresos en los últimos 15 años en el Índice de Oportunidades Humanas en América Latina y el Caribe del Banco Mundial, que mide las mejoras para la niñez en servicios básicos, educación, agua potable y electricidad.

En un acto en la Casa de América de Madrid, la ex presidenta chilena Michelle Bachelet y el director de Política Económica de América Latina del Banco Mundial, Marcelo Giugale, presentaron aquí el documento que evalúa a 18 países.

El indicador, segundo que realiza el Banco Mundial después del primero en 1995, analiza las circunstancias personales de los niños para determinar si tienen mayores o menores oportunidades en cada área analizada.

La clasificación por países, de mayor a menor oportunidad, son Chile, Uruguay, México, Costa Rica, Venezuela, Argentina, Jamaica, Ecuador, Colombia, Brasil, República Dominicana, Paraguay, Panamá, Perú, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras.

Giugale indicó que 'México es el país que más progresó respecto del índice anterior, cuando estaba a la mitad de la tabla y ahora está en el lugar número tres, y eso muestra que sí se pueden mejorar las políticas públicas relacionadas con estas oportunidades'.

Precisó que es interesante poder analizar los seis primeros países, ya que tienen diferencias entre sí, circunstancias y políticas diferentes, todo lo cual incide en las situaciones personales de los niños.

Explicó que una de líneas que predominan en la mejora de estos indicadores 'es la educación de las madres, como un factor social lógico, pues comunican más y mejor, pasan más tiempos en el proceso formativo de los niños'.

El representante del Banco Mundial añadió que entre las ideas que se promueven en este índice están estimular la formación temprana e invertir más en educación infantil en áreas como lectura, pensamiento crítico y habilidad matemática.

También se busca promover una igualdad en la adolescencia y garantizar en ella la seguridad y la educación reproductiva; para la etapa adulta se sugiere 'darle identidad jurídica a las personas'.

También a los gobiernos se les recomienda que los subsidios sean enfocados en las personas que tienen necesidades.

Por su parte, la ex presidenta Bachelet defendió el sistema de protección social impulsado por los gobiernos de la Concertación en su país, y descartó que vayan a realizarse cambios con el nuevo presidente Sebastián Piñera.

La ex mandataria chilena descartó, además, que el sistema de protección social vaya a verse afectado por la etapa de reconstrucción del país tras el terremoto del pasado 27 de febrero.

Aseguró que es el plan de Estado que le ha permitido a Chile sacar a mucha gente de la pobreza y mejorar sus posiciones en indicadores como éste del Banco Mundial.

RDS