El gobierno de Andrés Manuel López Obrador puede aumentar la deuda pública para aliviar los impactos económicos que causará el brote del Covid-19, los cuales no sólo llevarán al país a una recesión, sino que afectará miles de empleos, refirieron expertas en el tema.

“La deuda debería usarse para resolver los problemas que tenemos en el país y, en este momento, vamos a tener un problema muy serio de empleo. Si nos endeudamos con un uso responsable de los recursos, es decir, que fueran encaminados a una política pública que apoye para salir de este atolladero al que estamos por entrar, va a ser un buen uso de la deuda. Si nos endeudamos para tirar el dinero en Dos Bocas, no creo que sea un buen uso de ella”, expuso Valeria Moy, directora de México, ¿Cómo Vamos?

Explicó que es un grave error catalogar a la deuda como buena o mala, ya que es una herramienta que ayuda, en este caso, a los países a diferir los pagos en el tiempo de dinero con el cual no cuentan en el momento para impulsar proyectos rentables, que puedan generar mayores empleos y mejores condiciones.

“Se esperaba más. Lo que vimos el domingo no fue un plan. Va a ser un mal año para México. Vamos a tener uno de los peores años de la historia. Desde 1932 no hemos tenido una crisis como la que se avecina”, aseveró.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, refirió que ante el tiempo extraordinario que se vive, se necesitan medidas extraordinarias para salvar los empleos que están en peligro de desaparecer por las medidas de contingencia sanitaria.

Agregó que, a nivel global, se observa que varios países se están endeudando, por lo que no sería raro que México lo haga, además de que esto no representaría un riesgo para la calificación crediticia siempre y cuando los recursos sean redireccionados a salvaguardar los empleos y proteger las empresas.

En este sentido, las analistas coincidieron en que se necesita ejecutar medidas contracíclicas, es decir, que exista un mayor gasto; sin embargo, lo que se está viendo son medidas procíclicas que contribuirán a que la recesión se prolongue.

Gabriela Siller indicó que “en el caso de México, sí va a ser una caída rápida, pero la recuperación va a tomar, tal vez, dos o tres años para tener los niveles de PIB antes de la crisis”.

 

En riesgo, 400,000 empleos

La economista de Banco Base refirió que, en el escenario más pesimista, se podría pensar en una pérdida de 400,000 empleos este año por la recesión, por lo cual es importante apoyar a las empresas, sobre todo a las pymes.

Por ello, Ariana Martínez Molina, integrante de la Comisión Fiscal 2 del Colegio de Contadores Públicos de México, indicó que se esperaba que se otorgaran estímulos fiscales para apoyar a las empresas a que tuvieran liquidez.

Explicó que más allá de presentar la declaración anual, los contribuyentes deben presentar los pagos provisionales de ISR así como los pagos definitivos del IVA correspondientes al mes de marzo, pese a que desde ese mes se vieron afectados varios comercios, lo que a su vez afectó sus ingresos y podría limitar su liquidez.

[email protected]