En los primeros 10 meses del año, México registró la mayor liquidación de bonos de deuda por parte de extranjeros para un periodo similar desde el  2009, al sumar 17,824 millones de dólares, de acuerdo con cifras del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés).

El precedente más cercano de una salida de capitales del mercado mexicano para un periodo similar se presentó en el 2015, cuando se temía el aterrizaje forzoso de la economía china. En aquel momento, según la información del IIF, salieron capitales del mercado de deuda de México, por 353 millones de dólares.

La liquidación acumulada de enero a octubre, resulta de las salidas completadas durante siete meses del año, por 20,341 millones de dólares, y la entrada de 2,516 millones que se registró en enero, febrero y agosto. Un flujo positivo que no logró compensar las liquidaciones acumuladas.

Con datos preliminares del comportamiento de la inversión de cartera hacia mercados emergentes de octubre, estimada por el IIF en su reporte mensual Capital Flows Tracker se puede anticipar que en el décimo mes del año, los extranjeros deshicieron posiciones en bonos mexicanos por 2,589 millones de dólares.

Esta liquidación es la tercera más alta en lo que va del año, sólo rebasada por las que se presentaron en marzo, por 7,681 millones de dólares y la de abril, que fue de 5,339 millones de dólares.

Los tenedores no residentes de títulos mexicanos también liquidaron posiciones del mercado accionario en octubre por 902 millones de dólares. Cifra que representó la mayor salida de capitales en el 2020 de este mercado.

Para ampliar la referencia de la profundidad de la desinversión, basta recordar que entre enero y octubre de 2009, pese al congelamiento mundial del mercado, se registró una entrada acumulada a títulos de deuda mexicanos por 2,579 millones de dólares. Y en el 2013, pese a la turbulencia que provocó el Taper Tantrum, ante el anuncio de la Fed de que comenzaría el retiro de liquidez, se presentó un flujo positivo a México, de 12,616 millones de dólares.

Registro Banxico

Como se recordará, apenas la semana pasada el Banco de México dio a conocer la información de la inversión dirigida hacia México en el  tercer trimestre del año, donde dio cuenta de la salida de 1,730 millones de dólares.

La información del banco central evidenció que los inversionistas deshicieron posiciones de todo tipo de instrumentos, siendo los más castigados los emitidos por el sector público, al liquidar bonos de deuda por 1,197 millones de dólares entre julio y septiembre.

Vacunas y Biden animan

Desde el título del reporte “Noviembre 2020: el restablecimiento inmediato”, destacaron que en noviembre se reanimó el flujo de capitales hacia los emergentes, ante la posibilidad de contar con una vacuna contra el Covid-19 y tras disiparse la incertidumbre por la elección presidencial de Estados Unidos.

En el análisis del documento, muestran que en noviembre, se presentó un flujo de 76,500 millones de dólares en inversión de cartera. Esta entrada de capitales extranjeros a mercados emergentes triplicó el flujo observado en octubre, referido por el IIF en 23,500 millones de dólares.

En el análisis, prevén que el ánimo de los inversionistas para invertir en emergentes se mantendrá en el último trimestre del año.

ymorales@eleconomista.com.mx