México cuenta con mecanismos para enfrentar un posible choque externo sobre la economía, como la acumulación de reservas y el establecimiento y extensión del plazo de la línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI), informó la Secretaría de Hacienda.

En su informe semanal, la dependencia puntualiza además que el manejo en la emisión de deuda pública externa ha tenido un enfoque preventivo, para enfrentar un evento en el que se secara la liquidez en los mercados internacionales.

El hecho de que México cuente con acceso a una importante cantidad de recursos en el momento que sea necesario, es una inyección de confianza que ha contribuido a mantener la estabilidad macroeconómica.

Esta línea de crédito, añade la SHCP, es un blindaje que limitará aún más los efectos negativos del más reciente episodio recesivo.

En diciembre pasado, el gobierno de México solicitó al FMI la renovación de la línea de crédito flexible ahora por un monto de unos 73 mil millones de dólares a un plazo de dos años.

Estos recursos del crédito y las reservas internacionales suman cerca de 200,000 millones de dólares, los cuales crean un sólido blindaje para México en caso de que se deteriore la disponibilidad de capital a nivel internacional, insiste la Secretaría de Hacienda.

APR