El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, advirtió que aún hay retos enormes que enfrentar a pesar de los buenos resultados obtenidos por el manejo adecuado de la macroeconomía, para lo cual se requieren reformas profundas.

Al comparecer ante el Senado de la República con motivo de la Glosa del VI Informe de Gobierno, dijo que, dada la incertidumbre en el ámbito internacional, México debe seguir avanzando para solucionar los problemas mediante cambios estructurales.

Dada la incertidumbre que aún existe en este entorno, es importante que sigamos trabajando para fortalecer a nuestro país con reformas profundas que aumenten nuestra competitividad , reiteró al expresar que la realidad de México nos exige ocuparnos de problemas que tenemos que solucionar conjuntamente.

Expuso que los buenos resultados se deben al fruto del esfuerzo de muchos años. Sin embargo, la incertidumbre internacional nos obliga a seguir trabajando en las reformas que se necesitan, matizó.

El funcionario destacó que la presente administración está dejando bases sólidas para el mañana y para que la transición se pueda llevar a cabo en orden y con transparencia.

Puso de relieve que los ingresos tributarios crecerán el equivalente a 1% del PIB, nivel que no se había presentado en administraciones pasadas, gracias a la captación de impuestos como el IETU, gravamen mediante el cual el fisco recibió recursos de sectores que antes no pagaban, con lo que se logró ampliar la base tributaria. Además se dieron facilidades para el pago de impuestos y una mayor simplificación.

ECONOMÍA COLONIAL: PT

El senador Manuel Bartlett (PT) criticó el manejo de la política económica en la que se están pagando altos intereses en el extranjero y por la exportación de materias primas, que suelen darse en una típica economía colonial desigual, con un gobierno obeso, dependiente de los recursos petroleros sin valor agregado, en donde la mitad de la población vive en la pobreza y el desempleo.

Manuel Cavazos (PRI) le recriminó que la economía haya crecido sólo 1.9% en promedio anual del 2006 al 2011, una de las tasas más bajas, que se atribuye a la crisis del 2008. Aquí, mencionó que los PIB de Brasil y Chile cayeron 1% en la crisis, frente a la baja de más de 6% del PIB nacional.

En la parte positiva del balance, reconoció el alto nivel de las reservas internacionales aunque creció la desigualdad. Se necesita que mejore la economía familiar, que esa estabilidad se refleje en los bolsillos de las personas. Mientras eso no suceda, siempre habrá algo que subsanar y revertir , dijo.