México llega a las Reuniones Anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, como uno de los pocos países que aún pueden dar un impulso a su actividad económica para tratar de agilizar la recuperación, advirtió el Jefe de Research para América Latina en Barclays, Marco Oviedo.

En un mundo que debatirá esta semana y la próxima en las reuniones de los organismos, las vías para desactivar la deuda que adquirieron los gobiernos para facilitar apoyos a las familias y empresas en el cierre sin precedente de las economías, México destaca por el espacio moderado que sí tiene “para articular una estrategia de alivio focalizada, casi con pinzas”.

El economista de Barclays observó que “los pronósticos de la caída para el PIB en este año están convergiendo a 9% que tiene ahora el FMI. El tema ahora es el rebote del año entrante, que es donde sí va a pegar el estímulo fiscal inexistente de México”.

A dos días de que inicien las Reuniones Anuales, el estratega admitió que en Barclays traen una de las expectativas más bajas de recuperación para la economía mexicana.

En el banco inglés, estiman que el Producto Interno Bruto de México apenas tendrá un avance de 3% tras experimentar una caída que prevén de 8.8% este año.

Podrían impulsar a cierto tipo de sectores que son los que están sufriendo más, como el de turismo y sí, tal como lo hemos venido observando de meses atrás y como recientemente sugirió el FMI, podrían diferirse gastos públicos de forma temporal para redirigir los recursos a las prioridades que ayudarán a fortalecer la recuperación, comentó.

Modesta respuesta

El staff de expertos del FMI que está dedicado a dar seguimiento al desempeño de la economía mexicana divulgó desde la semana pasada sus conclusiones preliminares a la visita anual que hicieron al país conforme al Artículo IV del Convenio Constitutivo.

Ahí, sugirieron incrementar el apoyo fiscal de corto plazo, a un rango de 2.5 y 3.5 puntos del PIB “aprovechando el espacio fiscal del que goza por el acceso cómodo al mercado”.

Hasta ahora, las autoridades mexicanas han otorgado un “muy modesto apoyo fiscal directo y de corto plazo” para tratar de limitar el impacto del choque económico por el Covid-19, resaltaron.

ymorales@eleconomista.com.mx