Durante mayo del 2019 los consumidores recortaron sus expectativas acerca de la situación económica del país por tercer mes consecutivo. La confianza de los mexicanos respecto de la economía nacional y de sus hogares se mantiene moderada; para el futuro sus expectativas son ligeramente más optimistas.

En este quinto mes del año el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) cayó 1.1 puntos porcentuales en comparación con el mes previo, ubicándose en un nivel de 45.1 puntos. En su comparación anual el resultado fue positivo con un incremento de 8.0 puntos porcentuales, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor (ENCO) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

La caída mensual del ICC se explica por bajas en todos sus componentes. La caída más pronunciada se presentó en las expectativas que tienen sobre la economía de México dentro de un año con 2.2 puntos menos que en abril.

La confianza en la situación económica del hogar dentro de un año cayó 1.3 puntos porcentuales, la confianza en que la situación económica nacional es mejor que hace un año decreció 1.0 puntos y la confianza en que la economía de los hogares es mejor que el año pasado se redujo 0.6 puntos.

Prevén menor posibilidad de hacer compras

En mayo de este año los consumidores también se mostraron menos optimistas que el mes previo respecto de las posibilidades económicas dentro de sus hogares para realizar compras.

La confianza de los mexicanos en tener posibilidades actuales de comprar artículos de primera necesidad, como ropa y alimentos, se redujo en 1.6 puntos porcentuales en su comparación mensual. Y la confianza en poder realizar compras de muebles, electrodomésticos y otros aparatos del hogar cayó 0.8 puntos.

Por su parte, los mexicanos recortaron 0.2 puntos porcentuales su confianza en que algún miembro su hogar pueda comprar un automóvil al menos durante los próximos dos años.

Proyectan mal panorama económico

Los hogares mexicanos también redujeron sus expectativas sobre dos de las variables macroeconómicas más importantes, el nivel de precios y el empleo.

Los mexicanos redujeron en 2.4 puntos porcentuales su optimismo respecto de que el mercado laboral estará en mejores condiciones y habrá menos desempleo. Y su confianza en que los precios al consumidor se mantendrán estables cayó 0.8 puntos.