México registró el mayor flujo de remesas en la historia en mayo, al ingresar 3,097 millones de dólares, según información del Banco de México (Banxico).

Lo anterior es explicado principalmente por la depreciación de la divisa mexicana en el mes, el incremento tradicional con motivo del día de las Madres y la consideración de los cambios en la política migratoria de Estados Unidos, consignan estrategas de Banorte-Ixe.

Con esta entrada se generó un acumulado de remesas también sin precedentes para los primeros cinco meses del año, que asciende a 12,849 millones de dólares.

Este ingreso acumulado rompe el techo alcanzado en el mismo lapso de enero a mayo del 2017, cuando se inscribió la entrada histórica de 11,529 millones de dólares.

De mantenerse este ritmo de envíos, las remesas podrían completar al cierre del año, una entrada de 30,200 a 30,400 millones de dólares según estimaciones del Centro de Estudios Monetarios y Latinoamericanos (Cemla).

El impacto real de las remesas en los ingresos de los hogares se fortaleció por efecto de la depreciación que presentó el peso frente al dólar y la desaceleración de la carrera de los precios. Según las cuentas de Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs, las remesas registraron un crecimiento de 19.4% anual. Esto porque 1.4 millones de hogares que las reciben, las cambian y gastan en pesos.

Receptores favorecidos

En México, 1 millón 400,000 familias captan estos recursos y, de acuerdo con la información del Banxico, los recibieron a través de 9.5 millones de operaciones, cuyo giro promedio fue de 323 dólares, una cifra no vista desde julio del 2009.

Alberto Ramos considera que este sólido flujo de recursos es fuente concreta del consumo doméstico en México.

Pero vuelve a destacar, como lo ha hecho en los últimos 12 reportes, que las altas tasas de inflación y la apreciación del peso frente al dólar siguen erosionado la ganancia de las remesas.

Madres, beneficiarias de 50% de remesas

Las observaciones del estratega de Banorte-Ixe confirman los hallazgos divulgados por el Cemla en su libro Migración mexicana, remesas e inclusión financiera.

Ahí, consignan que los casi 8 millones de mexicanos que radican fuera del país envían cerca de 10% de su ingreso en dólares a sus hogares en México, teniendo como principal receptor, las madres o jefas del hogar.

“La madre del remitente fue mencionada con mayor frecuencia como beneficiaria de las remesas, con 49.8% de las respuestas”.

Según los resultados de la encuesta que originó el libro del Cemla, los remitentes de remesas efectúan en promedio 16.6 envíos por año, siendo la cifra de 17.1 envíos en el caso de los hombres y de 12.8 envíos en el caso de las mujeres.