Los gobiernos autónomos de España acordaron limitar su déficit en los tres próximos años, frenando el gasto público, para evitar una crisis grave de la deuda.

Los gobiernos de las 17 comunidades autónomas, que ofrecen importantes servicios como sanidad y educación, tendrán que limitar su déficit a 1.3% del Producto Interior Bruto (PIB) para el 2012, en lugar de 2.4% acordado en marzo, indicó el Ministerio de Economía.

En el 2013 se pronostica que el déficit quede reducido a 1.1%, para lograrlo, prevén para el 2011 un recorte adicional de sus gastos de 1,000 millones de euros.

La ministra de Economía, Elena Salgado, aseguró que hubo

unanimidad total y compromiso absoluto por parte de las comunidades autónomas a hacer su parte en esa reducción del déficit .

El mes pasado, la agencia de calificación financiera Standard & Poor’s alertó del aumento del déficit de los gobiernos autónomos.

España está organizada en 17 comunidades dotadas de una gran autonomía presupuestaria, que suman alrededor de un tercio del gasto público total y más de la mitad de los funcionarios del país. Este año, el gobierno español anunció un plan de ahorro de 65,000 millones de euros para limitar el déficit público a 3% del PIB en el 2013, frente a 11.2% del año pasado.

El gobierno prevé reducir el déficit a 6% en el 2011 y a 4.4% en el 2012.

Sindicatos convocan a huelga general

Los principales sindicatos españoles convocaron a una huelga general para el 29 de septiembre contra la política del gobierno de crear una reforma laboral para impulsar la creación de empleo. La UGT y CCOO hemos decidido convocar a una huelga general para el 29 de septiembre , anunció el secretario general de UGT, Cándido Méndez.

Los sindicatos, que quieren que el gobierno modifique la orientación de su política económica y sus derivadas sociales , estiman que la reforma lesiona los intereses de los trabajadores , explicó el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.

La semana pasada, gobierno, sindicatos y empresarios concluyeron sus negociaciones sin acuerdo, ya que los sindicatos piensan que perjudica a los trabajadores y a los empresarios, que es insuficiente. Por su parte, el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero decidió aprobarla hoy en forma de decreto ley debido al estancamiento en las negociaciones.

Dicho proyecto deberá votarse el 22 de junio en el Congreso, donde el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Zapatero, que no cuenta con mayoría absoluta, necesita el apoyo de los otros partidos.

Pero el gobierno quiere transformar el decreto ley en ley debatida en el Congreso en septiembre, por eso el sindicato convocó a huelga para ese mes.

Para entonces se prevé que el Ejecutivo presente también su proyecto de reforma de pensiones, que atrasaría la edad de la jubilación a los 67 años, así como los presupuestos del 2011.