El presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, se comprometieron el viernes a establecer un plan para una reforma de la zona euro antes de junio, pero pueden tener dificultades para encontrar puntos en común sobre los cambios para Europa.

Merkel, quien fue reelecta para un cuarto mandato como canciller, quiere cumplir con la promesa de su gobierno entrante de ofrecer un "nuevo comienzo" para Europa. Macron también ha hecho de la revisión de la zona euro un objetivo central desde que asumió en mayo pasado.

"No siempre tenemos la misma idea. Pero Alemania y Francia han logrado mucho en el pasado y ahora tenemos la firme intención de hacerlo nuevamente", dijo Merkel antes de una reunión con Macron en París, la primera desde que formó un nuevo Gobierno de coalición.

Merkel afirmó que el objetivo de impulsar la reforma es estabilizar la zona del euro y mejorar la competitividad del bloque de la moneda única.

"Presentaremos una hoja de ruta clara y ambiciosa en junio", dijo Macron. Además del futuro del euro, el plan también debería abordar una mayor integración del bloque en migración, la defensa y el comercio, dijo.

Merkel aseguró también que era necesaria una mayor convergencia en las políticas de asilo.