La jefa del gobierno alemán, la canciller Angela Merkel, viajará a Atenas para reunirse con el primer ministro de Grecia, Antonis Samaras, por primera vez desde el inicio de la crisis financiera y apoyar el empuje reformista del gobierno griego.

Esta visita fue bien recibida por el gobierno griego, que ve en ella un paso adelante en la resolución de la crisis financiera, pero dio un motivo a los sindicatos y la izquierda radical para movilizarse con llamados a manifestarse contra la política neoliberal de laCanciller.

Vemos que bajo el gobierno de Samaras hay un entusiasmo más fuerte por reformar y deseamos apoyar esto , declaró el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert.

Samaras aseguró que la Canciller será recibida como un dirigente de una gran potencia y de un país amigo , aunque el descontento social sea cada vez mayor en Grecia, donde muchos responsabilizan a Merkel por el rigor extremo impuesto al país.

El portavoz del gobierno griego, Simos Kedikoglou, celebró de inmediato el anuncio. Esta visita a Atenas, la primera de la Canciller en cinco años, es muy positiva para el refuerzo de los vínculos bilaterales , declaró Kedikoglou.

La visita de Merkel y el visto bueno que da a los esfuerzos emprendidos por Atenas ocurren cuando Grecia acaba de presentar su anteproyecto de presupuestos para el 2013.

El gobierno de Samaras sigue a la espera del informe de la Troika, que desbloqueará o no un nuevo tramo de ayudas a Atenas.

Espero el informe de la Troika de aquí a mediados de octubre. Y soy muy optimista con el hecho de que Grecia reciba antes de finales de octubre el dinero fresco previsto por el último tramo del plan de ayuda , declaró el jueves el ministro griego de Finanzas, Yannis Stournaras, al diario popular alemán Bild.