El Gobierno alemán podría admitir que el rescate a la banca española se realice mediante una transferencia al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, accionista mayoritario de los bancos intervenidos.

De cuerdo con información de El País, que cita fuentes conocedoras de la posición del Gobierno alemán, Berlín insiste en que el dinero sea facilitado por el Estado (es decir, niega la opción de un rescate directo a los bancos), pero admite dotar la ayuda a España de elementos diferenciadores respecto a los casos de Grecia, Irlanda y Portugal, de modo que las condiciones de contrapartida sean menos gravosas para el país.

Las mismas fuentes explican que, cuando se conozcan las necesidades de capitalización, difícilmente habrá tiempo de modificar los acuerdos actuales, de modo que la mediación del Estado seguirá siendo necesaria.

Según el nuevo planteamiento, Europa transferiría el dinero al FROB español, que a su vez lo inyectaría como capital en los bancos.

La inyección de fondos al FROB seguiría siendo, a ojos alemanes, una ayuda al Estado, titular a fin de cuentas del fondo. Pero el nuevo planteamiento de Berlín podría limitar las contrapartidas exigidas al Gobierno español, aunque el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha advertido hoy mismo que una posible inyección a los bancos también podría incluir exigencias a Madrid.

Según informa Reuters, España solo tendría que aceptar nuevas condiciones relacionadas con la reforma del sector financiero. El uso del FROB serviría para reforzar el mensaje de que son los bancos y no el sector público el origen de los problemas.

En alianza informativa con CincoDías.com

apr