La canciller alemana, Angela Merkel, dijo el jueves que la Unión Europea necesitaba discutir un posible descuento para Alemania como parte de las negociaciones presupuestarias porque Alemania se vería “desproporcionadamente cargada” por un aumento en el presupuesto del bloque europeo.

Elevar el presupuesto de la Unión Europea a 1% de la fortaleza económica del bloque sin contribuciones de Gran Bretaña en el futuro sería una carga excesiva para Alemania, expresó Merkel a los legisladores en la Cámara Baja del Parlamento de Berlín.

“Es por eso que necesitamos tener una discusión sobre una distribución justa de las cargas en el lado del financiamiento y también sobre un descuento para Alemania”, señaló.

Merkel también se mostró optimista por el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y el Reino Unido para la salida ordenada de este país del bloque comunitario.

Previsión de crecimiento

El gobierno alemán mantuvo en 0.5 % el crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) previsto para el 2019 y anunció una revisión a la baja del pronosticado para el 2020, hasta 1 por ciento.

El Ministerio de Economía alemán mantiene así sus previsiones económicas que anunció en abril pasado para este año, pero revisa en medio punto a la baja lo esperado para el próximo.

El índice de crecimiento del PIB cifrado para el 2019 coincide con el pronóstico de los principales institutos económicos de Alemania, que hace unos días revisaron sus previsiones hasta 0.5% debido, principalmente, a la recesión en la industria.

Esos institutos situaron el crecimiento esperado en el 2020 en 1.1%, una décima por encima del que ahora el gobierno anuncia que confía alcanzar el próximo año.

El ejecutivo alemán había indicado en abril pasado que para el 2020 esperaba una “recuperación notable”, pero últimamente tanto los pronósticos de los institutos especializados como el propio gobierno ha mencionado las tensiones comerciales internacionales y la incertidumbre sobre el Brexit como elementos que no permiten mantener el optimismo inicial.

Llama a los bancos a reestructurarse

Por otra parte, el jefe del regulador financiero alemán BaFin hizo un llamado a los bancos para que se reestructuren ante los desafíos de una economía debilitada y unas tasas de interés ultrabajas, según informó el jueves la revista de negocios alemana Wirtschaftswoche.

“No será suficiente cortar el exceso de grasa y dejar los huesos y músculos intactos”, dijo Felix Hufeld. Muchos bancos tienen modelos de negocio que son demasiado complejos, sostuvo, y deberían preguntarse qué actividades y productos son rentables.

“Hay mucho margen de maniobra, sin poner en riesgo la oferta de dinero”, manifestó Hufeld.

BaFin no se opone a los grandes procesos de concentración entre bancos, incluidas las fusiones transfronterizas, señaló Hufeld, aunque añadió que los riesgos de llevar a cabo tales operaciones a menudo se subestimaban.

En los últimos tiempos no se han producido grandes fusiones bancarias en las que participen bancos alemanes. 

Las negociaciones de fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank fracasaron a principios de este año.

Posteriormente, Deutsche Bannk anunció una reestructuración que eliminará 18,000 puestos de trabajo. 

Commerzbank planea deshacerse de miles de puestos de trabajo y cerrar una quinta parte de sus sucursales.