La canciller alemana, Angela Merkel, apeló al espíritu de consenso para reformar la zona euro en una reunión realizada el jueves con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien a su vez instó a la solidaridad entre los miembros del bloque monetario.

Antes de empezar las conversaciones, Merkel y Macron anunciaron que presentarán un frente unido en la reunión sobre reformas de la zona euro que sostendrán en junio los líderes de la Unión Europea (UE).

“Coincidimos en que la zona euro aún no está lo suficientemente a salvo de una crisis”, dijo Merkel, destacando que un área en la que es optimista es la creación de una unión bancaria.

Merkel reiteró su posición respecto a la reforma del bloque que, a su juicio, debe unir la solidaridad y la obligación de los países frente a sus perspectivas económicas.

La reunión tuvo lugar en medio de las quejas del bloque conservador que apoya a Merkel en Alemania, el cual se mostraba receloso ante la petición de Macron de una mayor solidaridad en la zona, ya que esto significaría que más dinero de los contribuyentes alemanes se emplee para apoyar a algunos países derrochadores. “No puede existir una unión monetaria sin elementos de convergencia”, dijo el presidente francés en la rueda de prensa realizada con Merkel en la capital alemana antes de su reunión.

“Lo más importante en este momento es no reaccionar a cada suceso, sino asegurarnos de que compartimos las mismas metas y que tenemos un objetivo político conjunto”, añadió.

La visión de Macron incluye transformar los fondos de rescate europeos en un Fondo Monetario Europeo que actúe como amortiguador en potenciales crisis del bloque, que fue duramente golpeado por la crisis de deuda del 2009. También sugirió que la zona euro tenga su propio ministro de Finanzas.

Los socialdemócratas alemanes (SPD), socio menor de la coalición gobernante de Merkel, simpatizan con los llamados a la solidaridad de Macron, pero el bloque conservador insiste en lo que llama el principio de “responsabilidad”, según el cual los estados miembros asumen sus propios riesgos económicos.

Haciendo hincapié en el compromiso, Merkel dijo que la solidaridad y la responsabilidad deben estar ligadas. “Necesitamos debates abiertos y, finalmente, también necesitamos capacidad de compromiso”, dijo.

Asimismo, la canciller alemana dio esta semana su respaldo a la idea de crear un Fondo Monetario Europeo, siempre y cuando los gobiernos nacionales tengan suficiente supervisión sobre el organismo.

alemania, escéptica

Anteriormente, el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, advirtió que no todas las reformas para la eurozona propuestas por Macron podrán implementarse.

El vicecanciller del nuevo Ejecutivo en Berlín y presidente interino del SPD, reconoció que las “ideas” del presidente francés están “aportando un nuevo impulso necesario al proyecto europeo”, pero agregó que París “también sabe que no todas esas ideas pueden llevarse a cabo”.

Berlín se ha mostrado escéptico frente a propuestas francesas como la puesta en marcha de un presupuesto común para los países del euro y la creación de un ministro de Finanzas para el bloque.

“Un ministro alemán de Finanzas es un ministro alemán de Finanzas”, aseguró.