La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que su bloque conservador quería una reducción de los riesgos del sector bancario europeo antes de que se pueda formar una unión bancaria, añadiendo que los fondos del rescate de la eurozona deberían permanecer bajo control parlamentario.

“Con respecto a la unión bancaria, para nosotros está claro que sólo podremos hablar sobre acordar dicha unión cuando se reduzcan los riesgos”, dijo Merkel en una rueda de prensa después de una reunión de altos cargos del bloque conservador en Frankfurt.

“Para nosotros también está claro que el Fondo de Rescate Europeo (MEDE) debería permanecer bajo el control de los parlamentos nacionales. El MEDE es un organismo intergubernamental”, añadió sobre los fondos, que algunos responsables de la Unión Europea (UE) quieren convertir en un Fondo Monetario Europeo.

 

ELECCIONES AL PARLAMENTO EUROPEO

Además, Merkel expresó su rechazo a la imposición del voto obligatorio como método para fomentar una mayor participación de la población en las elecciones europeas del 2019. “En Alemania confiamos en el sentido de responsabilidad de la ciudadanía”, afirmó la canciller durante un encuentro con estudiantes en una escuela de Berlín.

Merkel ha señalado que no es partidaria de obligar a los alemanes a acudir a las urnas, sino que prefiere que la gente se mueva por propia iniciativa y que los políticos estén preparados para ofrecer respuestas.

El gobierno que dirige Merkel tiene previsto organizar en los próximos meses varios actos en todo el país para hablar de la Unión Europea (UE). El objetivo de la gran coalición es conocer más de cerca los deseos y preocupaciones de los ciudadanos que le sirvan para sacar conclusiones que puedan ser aplicadas posteriormente en una reforma de Europa.

Este proyecto, que busca acercar Europa a los ciudadanos, está llevándose a cabo en casi todos los 28 países miembros de la UE por iniciativa del presidente francés, Emmanuel Macron. La canciller Merkel y el dirigente galo tienen previsto presentar este verano las propuestas conjuntas para relanzar la UE.

 

CONSENSO PARA REFORMAR

A mediados de abril, la canciller alemana, Angela Merkel, apeló al espíritu de consenso para reformar la zona euro en una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien a su vez instó a la solidaridad entre los miembros del bloque monetario.

“Coincidimos en que la zona euro aún no está lo suficientemente a salvo de una crisis”, dijo Merkel, donde reiteró su posición respecto a la reforma del bloque que, a su juicio, debe unir la solidaridad y la obligación de los países frente a sus perspectivas económicas.

La reunión tuvo lugar en medio de las quejas del bloque conservador que apoya a Merkel en Alemania, el cual mostró recelo ante la petición de Macron de una mayor solidaridad en la zona, ya que esto significaría que más dinero de los contribuyentes alemanes se emplee para apoyar a algunos países derrochadores. “No puede existir una unión monetaria sin elementos de convergencia”, dijo el presidente francés en una rueda de prensa realizada con Merkel en la capital alemana antes de su reunión en abril.

“Lo más importante en este momento es no reaccionar a cada suceso, sino asegurarnos de que compartimos las mismas metas y que tenemos un objetivo político conjunto”, añadió.

La visión de Macron incluye transformar los fondos de rescate europeos en un Fondo Monetario Europeo que actúe como amortiguador en potenciales crisis del bloque, que fue duramente golpeado por la crisis de deuda del 2009. También sugirió que la zona euro tenga su propio ministro de Finanzas.