A pesar de los efectos negativos que se vieron en los mercados durante el 2019 por los desencuentros entre Estados Unidos y China, y la desaceleración económica global, las acciones de China continental, medidas por el índice MSCI China A, superaron el desempeño del índice S&P 500 de Wall Street, con un avance anual de 36.11% contra 30.70 por ciento.

Los expertos de Krane Shares, compañía proveedora de fondos de inversión cotizados (ETF, por su sigla (en inglés), consideran que hay motivos para pensar que esta inercia se mantendrá, debido a que “los catalizadores económicos que hicieron diferencia en favor del gigante asiático continuarán”. Es decir, para Krane Shares, invertir sobre este índice chino será más rentable que en el S&P 500.

Sin daños por guerra comercial

El hecho de que gran parte de las empresas del MSCI China A se enfoquen en los negocios dentro de su propio país mitigó los efectos de los aranceles estadounidenses, explicó la gestora. “Sólo para ejemplificar, la principal marca de alcohol de China, Kweichow Moutai, reportó que cuenta con 2,401 distribuidores dentro de China y sólo 106 en el exterior”.

“Aunque los aranceles estadounidenses sobre el acero y el aluminio han afectado negativamente a la industria mundial del alcohol, las acciones de la compañía Kweichow Moutai se apreciaron casi en 100% a lo largo de 2019”, destacó la empresa estadounidense especializada en los mercados del gigante asiático y que afirma que como éste hay otros casos.

Menos problemas con EU

Entre los factores que Krane Shares destaca como catalizadores para la fortaleza del mercado chino en este 2020 se encuentra la firma de la primera fase para el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. Uno de los efectos más relevantes que prevé tras el avance en este acuerdo es el fortalecimiento de su divisa oficial, el renminbi.

“La guerra comercial perjudicó a un segmento de la economía que condujo a un debilitamiento del renminbi. Antes de la firma de la primera fase vimos una reafirmación positiva en los datos económicos del cuarto trimestre de China y el renminbi se fortaleció. Se hace poca mención, pero el renminbi tuvo una volatilidad menor que el euro, el yen o la libra esterlina en el último año”.

Por el contrario, considera que el proceso de impeachment (juicio político) que enfrenta el presidente Donald Trump, las próximas elecciones en Estados Unidos y las dudas sobre la ausencia de movimientos de tasas por parte de la Reserva Federal (Fed) son tres factores de volatilidad que amenazan el repunte de casi una década del S&P 500.

“Los inversionistas podrían girar hacia los mercados emergentes en busca de crecimiento. En sus perspectivas para 2020, JP Morgan recomendó buscar dividendos, es decir, valor, acciones, y no acciones de crecimiento en los mercados desarrollados. Recomendó reservar las estrategias de crecimiento para los mercados emergentes”.

Un consumidor fuerte

Los datos de inflación al alza en China y la desaceleración de su Producto Interno Bruto (PIB) fueron dos preocupaciones en los mercados de renta variable de ese país durante 2019. No obstante, Krane Shares considera que estos temores han sido exagerados, debido al origen de esa inflación y a la fortaleza del consumidor chino.

La mayor parte de esa inflación provino de una fuerte subida en los precios de la carne de cerdo que se produjo como resultado de un brote de gripe porcina. El banco China International Capital Corporation (CCCI, por su sigla en inglés) prevé una tasa de inflación promedio anualizada para 2020 de 3.8% en comparación con el dato de 2.8% en 2019.

El incremento anualizado previsto para la inflación es inferior al fortalecimiento que han tenido los consumidores chinos, de acuerdo con el mismo estudio del CCCI. Recientes recortes del impuesto sobre la renta en 2019 aumentaron los ingresos de los hogares en 2%, y aunque espera que el efecto disminuya en el transcurso de 2020, es ya una ventaja.

El último de los factores que destaca la gestora de fondos es que, a pesar de la guerra comercial, el desempleo en China no incrementó, ya que las empresas respondieron con recortes a las horas laborales. Estos puntos y un dólar débil como consecuencia de menos tensiones internacionales y los acontecimientos que vivirá Estados Unidos este año impulsarían al mercado chino.

Eligiendo en el mercado chino

Más que definirse por ciertos sectores del mercado chino, la gestora recomienda a los inversionistas una estrategia enfocada en las empresas que cotizan dentro de China continental, con el fin de evitar la exposición a las acciones que cotizan en Hong Kong. Los retornos en 2019 dependieron del enfoque que hicieron los inversionistas para China en sus portafolios.

La incertidumbre que rodea las protestas de Hong Kong inyectó una volatilidad significativa en los mercados del gigante asiático y causó que las acciones de China continental subieran en relación con sus pares en Hong Kong. Ante la posibilidad de que las protestas en Hong Kong se extiendan durante 2020, Krane Shares tiene una recomendación:

“Quienes invirtieron en acciones de compañías chinas cotizadas en Hong Kong obtuvieron un retorno de 10 por ciento. Quienes invirtieron en las acciones de territorio continental, usando el Índice MSCI China A como referencia, obtuvieron 36% de retorno. Aquellos que invirtieron en empresas chinas cotizadas en Estados Unidos ganaron casi 30 por ciento”, destacó la empresa.

[email protected]