El consenso económico de expectativas de crecimiento para México en el 2019 se moderó en enero por segundo mes consecutivo, para ubicarse en 2%, refiere la consultoría internacional FocusEconomics.

En sólo un mes, nueve corredurías y estrategas financieros recortaron sus pronósticos del Producto Interno Bruto (PIB), desde 2.1% de diciembre, “para colocarse en modo de espera y observación, ante la señal positiva que emitió con su presupuesto austero el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que sin duda calmó la preocupación de inversionistas. Una señal que tomaron con mesura, por el viento de cola que dejó la decisión de cancelar el proyecto de construcción del aeropuerto de la Ciudad de México”.

En enero, el recorte de expectativas fue conducido por 13 panelistas.

En el reporte de LatinFocus Consensus Forecast para México, analistas de la firma explicaron que “los panelistas parecen estar matizando el impacto de las primeras decisiones del presidente Andrés Manuel López Obrador que propiciaron salidas de capital y prefieren mantenerse atentos a cómo se va desarrollando su gobierno”.

De acuerdo con el análisis de las perspectivas que hicieron 42 estrategas, el gasto del consumidor y el bullicioso respaldo de la población que impulsó el triunfo de AMLO, favorecieron y apuntalaron el desempeño de la economía y podrían apoyar a la actividad en el futuro.

Los grupos que recortaron sus pronósticos sobre la expansión probable del PIB en el 2019 son: Crédit Agricole, GBM Securities, Invex, Nomura, Scotiabank, Standard Chartered, Vector, Diu Berlin y Capital Economics.

Este mes, ninguna correduría o despachos de análisis revisó al alza su pronóstico. Al iniciar el primer mes del año, la consultoría que arrojó la expectativa más optimista sobre el PIB de México para el 2019 fue Kiel Institute, que lo ve expandiéndose en 2.6%, y en el extremo se ubica Scotiabank, que hoy espera 1 por ciento.

Ven recorte de tasas

Los panelistas consultados por FocusEconomics consideran que la cancelación de la construcción del aeropuerto presionó al mercado y orilló al Banco de México a responder de forma hawkish (de manera anticipada) al pass through que podría presentarse. De ahí la decisión de llevar la tasa al nivel más alto en una década, de 8.25 por ciento.

Al disiparse la tensión que movió al tipo de cambio, los estrategas consideran que la Junta de Gobierno mantendrá sin cambio la tasa de interés en 8.25% en la reunión del 7 de febrero, la primera del año, y que la reducirán gradualmente conforme la economía lo permita y la administración consolide la ejecución de las políticas que garanticen certidumbre.

Los analistas anticipan que el objetivo de la tasa terminará este año en 8.11% y que para el cierre del 2020 estará en 7.24 por ciento.

Menos ímpetu para el 2020

En el reporte de enero, la firma divulgó las expectativas de los analistas para el 2020.

Entre 42 analistas, el Consensus Forecast anticipó una expansión de la economía de 2.1% para el año entrante, que incorpora un recorte de expectativas respecto de las observadas el mes previo, que fue de 2.2 por ciento.

Entre ellos, el pronóstico más optimista resultó el de American Chamber, quien anticipa un crecimiento de 3%, mientras el menos optimista resultó Société Générale, que advierte una expansión de 1.2%, que es ligeramente superior a 1.3%, y se consolida por segundo mes consecutivo como el menos optimista sobre el desempeño de la economía mexicana.