El mercado de lujo en China registró por primera vez un retroceso el año pasado, una caída del 1% debida a la campaña anticorrupción en curso y a la desaceleración general de la economía, afirma un estudio hecho público este jueves.

Tras años de fuerte crecimiento consecutivo, el sector de lujo en la China continental retrocedió en 2014 hasta los 115,000 millones de yuanes (16,000 millones de euros, 18,500 millones de dólares), precisaron los analistas de Bain&Company, en su informe anual.

Las ventas de relojes de lujo, de artículos de cuero y de ropa masculina contribuyeron, según este estudio, al descenso.

"Hay un impacto constante de las campañas anticorrupción y de austeridad, que socava la tradición de los regalos de lujo", comentó Bain&Company, en referencia a las medidas adoptadas por el presidente Xi Jinping, quien busca poner fin a los abusos en la función pública china.

El grupo suizo Richemont, número dos mundial del sector del lujo, constató por ejemplo una caída del 12% de sus ventas en la región de Asia Pacífico, en especial en Hong Kong y en Macao, en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal 2014/2015.

Según Bain&Company, el problema se ve agravado por la desaceleración económica. El crecimiento económico de China se ralentizó fuertemente en 2014, hasta el 7.4%, su nivel más bajo desde hace 25 años, según cifras gubernamentales publicadas el martes.

Este gabinete de estudios reveló finalmente que, aunque el sector del lujo en el país disminuye, también se diversifica al mismo tiempo con una parte creciente de compras realizadas en el extranjero y enviado posteriormente a China continental

erp