Inicia la quinta reunión monetaria del año del Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC, por su sigla en inglés), y los contratos de futuros del CME FedWatch Tool, colocan un 73% de posibilidades de un recorte de tasas en Estados Unidos de 25 puntos base, para este miércoles.

De confirmarse el movimiento, el primero a la baja en 11 años, la tasa de fondos federales cotizará en un rango de 2% a 2.25 por ciento.

La mayoría de los estrategas consultados por El Economista concuerdan. Donde no hay coincidencia es en el tamaño de los siguientes movimientos.

Estrategas de Bulltick explican que un recorte de 25 puntos base estimulará a la economía, en un contexto donde el PIB de Estados Unidos se mantiene sólido favoreciendo las ganancias de los corporativos. Por eso matiza que el comunicado podría incluir un tono menos hawkish/ duro.

Para lo que resta del año, el termómetro del mercado de derivados, opciones y futuros, el CME FedWatch Tool, anticipa dos recortes más, cada uno de un cuarto de punto. Esto significa que los inversionistas están apostando que la tasa de referencia cerrará el año cotizando entre 1.75 y 2 puntos.

Los estrategas de Bulltick, consideran que el mercado de futuros está sobreestimando la magnitud del giro en la política monetaria de la Fed.

En tanto, los economistas de Barclays, dirigidos por Michael Gapen, concuerdan en un recorte de 25 puntos base para este anuncio y anticipan que se dejará la puerta abierta para más recortes.

Argumenta sus expectativas en el comunicado de junio: La desaceleración en el sector industrial en respuesta a una desaceleración de la actividad de sus socios del exterior; aumento de la incertidumbre en el comercio e inflación persistentemente baja.

Mientras, en Allianz Global Investors, consideran que ante las expectativas de un deterioro del mercado mundial a partir de un “duro Brexit” y de la persistente tensión comercial, el FOMC, reunido desde este martes, podría promover un recorte de 50 puntos base en julio.

No obstante, consideran que “no sería el inicio de un ciclo de recortes”.

Sin consenso en FOMC

Desde junio, diversos banqueros centrales con poder de voto en el FOMC, han emitido una serie de señales sobre su postura en la decisión que toman 10 banqueros centrales representantes de los bancos de Reserva de Estados Unidos. Pero aún no hay un consenso que permita anticipar un recorte sería inminente y menos, un ciclo expansivo.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, advirtió desde principios de junio dio la señal mas clara de su intención de recortar, cuando se tensaron las negociaciones entre Estados Unidos y China, lo que provocó una aplicación de aranceles mutuos, que incluso se extendieron hacia México.

El Presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, ha hablado sobre la necesidad de aplicar el recorte, como una especie de “vacuna” ante eventuales contagios.

Y el vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, que ha confirmado su percepción que la economía de Estados Unidos está en buenas condiciones, pero expuesta a la incertidumbre, por lo que no sería conveniente retrasar los recortes.

En tanto, la presidenta de la Reserva Federal de Kansas City, Esther George y el de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, han fijado posiciones claras en contra de una flexibilización.

Esther George, ha declarado públicamente que el rango de la política monetaria es adecuado y sostuvo que podría ajustar esta perspectiva, solo si se concretan riesgos a la baja en el desempeño de la economía.

Rosengren argumenta precisamente que la economía está avanzando perfectamente bien sin estímulos. Y su dicho trae consigo una carga de experiencia si recordamos que el participó, junto con el responsable de la Fed de Chicago, Charles Evans, en el antecedente del ciclo de recortes de tasas, cuando había que estimular a la economía ante la Gran Recesión.

Yellen, desde fuera

Y no son los únicos. La expresidenta de la Fed, Janet Yellen, comentó el domingo en un evento desarrollado en Wyoming, la pertinencia de conducir un recorte de 25 puntos base desde este miércoles, lo que apoyaría a la economía de Estados Unidos para apuntalar el desempeño mundial que sí se está debilitando.

La exbanquera central argumentó que ante la tensión comercial y la incertidumbre provocada en las empresas, sería pertinente que Estados Unidos actúe, en el entendido de una economía global, donde lo que suceda en Europa o Asia, afecta también a su país.

Después de esta decisión, restan aún tres citas del FOMC, en septiembre 17; octubre 29 y el 11 de diciembre. Están programados aún dos Dot Plots, donde vendrá la expectativa de los miembros del Comité de Mercado Abierto, una en septiembre y otra más en diciembre. Y a partir de este año, el presidente del FED, Jerome Powell, está dirigiendo una conferencia de prensa al término de cada una de las reuniones monetarias, reforzando así la comunicación con el mercado.

[email protected]