Los futuros y swaps de las tasas de interés en México mostraban el miércoles que el mercado da por descontada un alza de la tasa de fondeo de 25 puntos base antes de que concluya el año, mientras la inflación no da tregua y choques externos presionan al peso, de acuerdo con datos de Eikon Refinitiv.

No obstante, el mercado está dividido sobre si el Banco de México (Banxico) elevará la tasa de referencia en su próxima reunión de noviembre o en la última del año en diciembre.

De acuerdo con el mercado, la tasa esperada para finales del 2018 es de 8.0%, aunque 50% considera que el alza se producirá en la reunión de noviembre.

La inflación, que se ha mantenido por arriba de la meta permanente del banco central de 3 +/-1% desde enero del 2017, se aceleró en septiembre por cuarto mes consecutivo, ante mayores precios de las gasolinas y el gas doméstico.

Banorte, el mayor banco de capital local, indicó esta semana en un reporte que el balance de riesgos para la inflación sigue sesgado al alza, lo que es una de las principales razones detrás de su perspectiva de que Banxico incrementará nuevamente la tasa de referencia en 25 puntos base antes de que termine el año a 8.0 por ciento.

Rafael Camarena, economista en jefe para Santander, explicó a Reuters que la lectura de inflación de septiembre comienza a reflejar contagio en los precios de las mercancías y los servicios a causa del alza en los combustibles, un temor que el banco central ha mencionado.

“Yo pienso que sí podría haber un alza (...) de aquí a la decisión de noviembre todavía tenemos varios reportes de inflación, pero creo que la decisión más apretada se va a dar en diciembre, cuando tenemos el paquete económico y un potencial aumento en los salarios”, dijo Camarena. Otros analistas compartieron la opinión de Camarena.

En una decisión dividida, la entidad mantuvo su tasa de referencia en 7.75% la semana pasada, tras haberla subido dos veces este año a su mayor nivel desde enero del 2009, buscando contener la inflación general.

Goldman Sachs, el banco de inversión de Wall Street, indicó en un reporte que no descarta un alza y que, además de los elementos ya mencionados, Banxico debe considerar deterioros de la posición fiscal para su decisión.