Al comienzo de este año, Europa empieza a respirar otros aires. Después de la crisis económica y financiera mundial del 2008, que ocasionó niveles deficitarios en la Unión Europea (UE) de 7.2% del PIB, esta región aplicó políticas fiscales, como la reducción al gasto público, para intentar estabilizar la actividad económica de los estados miembros.

En la primera mitad del 2013, las economías de la región europea y de la zona euro seguían en recesión, pero en el tercer trimestre de ese año el panorama pintó mejores terrenos; en dicho periodo, el PIB de la UE creció 0.2% a tasa anual, mientras el bloque económico cayó 0.3% (en el segundo trimestre retrocedió 0.6 por ciento).

Para enero del 2014, el Indicador de Sentimiento Económico (ISE), compuesto por cinco indicadores de confianza sectoriales, aumentó mensualmente 0.5 puntos en la zona euro (de 100.4 a 100.9) y 0.9 puntos en la Unión Europea (103.8 a 104.7), de acuerdo con cifras de la Comisión Europea (CE).

En el bloque monetario, por componentes y en términos mensuales, la confianza de la industria y la de la construcción descendieron 0.5 y 3.7 puntos, respectivamente. En sentido contrario se comportaron la confianza en los servicios (aumentó 1.9 puntos), de los consumidores (1.8) y el comercio al por menor (1.6).

La institución europea destacó que el crecimiento en la confianza del consumidor se debió, particularmente, a la mejora en las expectativas del mercado laboral, de la situación financiera en los hogares y de la situación económica general.

Sobre las economías más grandes de la zona euro, el ISE de Alemania durante el primer mes del 2014 ascendió 0.7 puntos, donde sólo disminuyó la confianza de la industria (0.9) y la de la construcción (4.7); el aumento más significativo se registró en el sector del comercio al por menor, con una diferencia de 4.9 puntos, con respecto al mes anterior.

En este mismo tenor se comportó el indicador de Francia, al incrementarse 1.1 puntos. Mientras, algunos países que deterioraron su sentimiento económico fueron España (-0.2 puntos), Italia (-0.2) y Países Bajos (-1.0).

Por su parte, en la Unión Europea, por sectores, mejoró la confianza en los servicios (1.6 puntos mensuales), en el comercio minorista (3.5) y de los consumidores (2.1); la confianza en la industria disminuyó 0.6 puntos y en la construcción se mantuvo estable.

[email protected]