El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) afirmó que las medidas anunciadas por el gobierno federal para inyectarle capital a Petróleos Mexicanos (Pemex) le permitirán resolver sus problemas de liquidez de corto plazo y no generarán presiones para el gasto público.

Joaquín Gándara Ruiz Esparza, presidente nacional del IMEF, exhortó a las autoridades a continuar resolviendo los problemas estructurales de Pemex, heredados de muchas administraciones atrás, como la carga fiscal, entre otros.

Consideramos que la administración actual de Pemex tiene el conocimiento, la capacidad y la visión de largo plazo que se requiere, para enfrentar los complejos retos estructurales futuros y poder beneficiarse en mayor medida de la reforma energética , matizó en conferencia de prensa.

La semana pasada la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció una inyección de recursos a Pemex por 73,500 millones de pesos. De éstos, 26,500 se destinarán al pago a proveedores y al menos, 47,000 millones de pesos al pago de pensiones y jubilaciones.

Gabriel Casillas, vicepresidente del Comité de Estudios Económicos del instituto, aseguró que Pemex es una empresa muy rentable, ello porque siempre ha estado por arriba de sus costos con márgenes importantes, el problema está en su carga fiscal.

Los cambios que se están haciendo son buenos y son bien vistos por los mercados internacionales. Con la nueva administración se podrán recortar costos; liquidar el adeudo con proveedores es básico, ya que son socios de Pemex , dijo.

En adición, los ejecutivos de finanzas consideran que los esfuerzos para mejorar el gobierno corporativo van por el camino correcto y deben continuar por esta vía, incluida la relación sindicato-empresa. Urgieron, también, a que se proceda con el nombramiento del comisionado de Pemex, para lo cual el IMEF propuso ya una terna a la Cámara de Diputados.

Blindar la reforma fiscal

El presidente del IMEF argumentó que las finanzas públicas se encuentran sólidas (a pesar del entorno de volatilidad) y que la revisión de la perspectiva crediticia de la calificadora Moody’s de Estable a Negativa no es una señal de alarma.

Es un reflejo de que la reforma más débil que se aprobó fue la fiscal. Si bien fue un buen paso, insistimos en que México necesita una reforma fiscal integral, que entre otras cosas, aumente la base de contribuyentes , puntualizó.

Para Gándara Ruiz Esparza hay muchos mecanismos (esquemas) que se pueden implementar en la legislación vigente, para poder ampliar la base de contribuyentes sin necesidad de incrementar los impuestos ni afectar los ingresos públicos.

La reforma fiscal que se llevó a cabo en el 2013 es dolorosa en muchos sentidos. Es efectiva en tener una mayor recaudación, pero seguimos pensando que se debe profundizar en una legislación que busque no incrementar los impuestos, pero sí incrementar la base de causantes , comentó.

Gabriel Casillas añadió que con el cambio de perspectiva Moody’s está corrigiendo un sobreoptimismo fundado en precios de petróleo más altos , ya que al final del día no se tenía contemplado que cayeran tanto.

Al final del día no pensamos que se dé una baja en la calificación, hay un periodo de seis a 12 meses, en el cual la calificadora podría hacer una revisión extensa. No hay razones para bajar la calificación y si llegara a ocurrir, no lo vemos como algo grave , puntualizó.

Por cuarto mes, recortan PIB

En otro tema y por cuarto mes consecutivo, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas recortó su expectativa del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2016, de 2.4% (en el mes de marzo) a 2.3%, en abril. Para el año que entra, la proyección de crecimiento se sitúa entre 3.0 y 2.9 por ciento.

Hicimos un ligero ajuste a la baja. México hizo las reformas estructurales necesarias, con políticas responsables, y por ello en el 2016 tendrá un crecimiento de 2.3%, superior a otras economías emergentes , concluyó Gándara Ruiz Esparza.