Los altos precios de las materias primas desacelerarán el crecimiento económico de Estados Unidos y elevarán la inflación este año, pero no se espera que la Reserva Federal empiece a aumentar las tasas de interés antes del primer trimestre del 2012, mostró el lunes un sondeo.

La encuesta más reciente de la Asociación Nacional de Economía de la Empresa (NABE por su sigla en inglés) mostró que l os economistas recortaron su estimación promedio de expansión anual a un 2.8% desde el 3.3% en febrero.

Economistas disminuyeron sus estimaciones de crecimiento en respuesta al ritmo anual de un 1.8% durante el primer trimestre, que representó una fuerte caída desde el 3.1% registrado en los últimos tres meses del 2010.

La expansión fue contenida por los altos precios de los alimentos y la gasolina.

"Panelistas están cada vez más preocupados sobre los crecientes precios de las materias primas y la inflación", indicó el presidente de NABE, Richard Wobbekind.

El sondeo fue realizado entre el 13 de abril y el 1 de mayo y se consultó a 41 economistas.

Casi un tercio de los participantes vieron que la recuperación continuaba a un ritmo moderado, mientras que el 29% veía a la economía superando los vientos en contra de los altos precios de las materias primas y el débil mercado inmobiliario.

Los economistas también elevaron sus pronósticos de inflación para este año, pero no esperan que los precios sigan elevados durante el 2012. El sondeo pronostica que el índice de precios al consumidor promediará un 2.8% este año, moderándose a un 2.1% en el 2012.

Esas cifras se comparan con el 1.8 y 1.9% de febrero, respectivamente.

Sus opiniones sobre la inflación están en línea con la tesis de la Reserva Federal de que los altos precios de las materias primas no tendrán un efecto duradero en la inflación.

Ante las expectativas de que el impulso a la inflación dado por los alimentos y la gasolina será transitorio, se cree que el banco central estadounidense mantendrá las tasas de préstamo cercanas a cero y que su primer incremento se registrará en los primeros tres meses del próximo año.

Se estima que el crecimiento del empleo, que recientemente mostró indicios de ganar fuerza, seguirá a un ritmo moderado. Las nóminas no agrícolas promediarían 190,300 mensuales este año, subiendo a 202,500 en el 2012. Eso se compara con los 178,300 y los 215,500 respectivos de febrero.

La tasa de desempleo promediaría un 8.7% y caería a 8.2% el próximo año. En febrero se esperaba que la tasa de desocupación promediara un 9.1% este año y 8.4% en el 2012.

Los empleadores crearon 244,000 puestos de trabajo durante abril, la cifra más alta en 11 meses. La tasa de desempleo subió a un 9 por ciento desde el 8,8 por ciento en marzo.

RDS