Actualmente, la violencia relacionada con el narcotráfico no ha impactado significativamente en la economía mexicana; sin embargo, si los niveles de inseguridad llegaran a expandirse y afectaran directamente a la población civil, implicarían un aumento en los riesgos para el desempeño macroeconómico nacional, advirtió Barclays Capital.

En su estudio de Mercados Emergentes , la correduría explica que los estados de Baja California, Chihuahua, Guerrero, Michoacán y Nuevo León son los más afectados por la violencia, pero sus indicadores económicos no muestran una clara y sostenida caída en el desempeño de sus economías.

Esto no significa que no exista ningún impacto de la narcoviolencia en el Producto Interno Bruto , explicó Jimena Zúñiga, economista para México de Barclays Capital.

Empero, indicó que existen otros factores difíciles de medir que han tenido un efecto positivo en la actividad y han neutralizado el impacto de la violencia en la economía.

Entre ellos están las aún moderadas, pero mejoradas políticas fiscal y monetaria de las autoridades mexicanas para contrarrestar la crisis económica.

Más aún, pese a que el ambiente de inseguridad podría significar un obstáculo en el desempeño de variables como la Inversión Extranjera Directa (IED) o de actividades como el turismo, los posibles efectos de la violencia son de segundo orden , dijo la especialista, autora del documento.

En este sentido, destacó que las localidades fronterizas Ciudad Juárez, Chihuahua y Tijuana, en Baja California, presentan los estragos más severos por la violencia.

Sorpresivamente para nosotros, las ventas al por menor no muestran un bajo desempeño en Ciudad Juárez, posiblemente la zona donde es más notoria la violencia relacionada con el narcotráfico en el país , agregó la experta.

En cuanto a la producción manufacturera, la analista comentó que en los estados y ciudades más afectados, esta variable no se ha recuperado a los niveles precrisis, como ha ocurrido en otros estados.

Esta diferencia es, en parte, por la narcoviolencia, la cual podría implicar una caída de 7% en la producción industrial o de 0.4% en el PIB de un año , afirmó.

Sin embargo, aclaró que esto no es concluyente dado que el desempeño de la manufactura mexicana está en proporción a la de Estados Unidos , lo que sugiere que esta actividad repuntará al tiempo que la producción estadounidense muestre una recuperación.

[email protected]