La semana pasada, el gobierno federal envió la señal que la información que origina debe ser lo más clara y sencilla, al grado de anunciar una simplificación tributaria, lo que contrasta con los cambios realizados por las autoridades hacendarias en el Presupuesto de Gastos Fiscales 2010, que a diferencia de años anteriores, ahora lo hace más complejo , afirma el sector privado.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) consideró positivas las facilidades administrativas en simplificación fiscal, no obstante, se mantiene un doble discurso , por la ausencia de referentes en el formato del reporte del PGF, que son los tratamientos de carácter impositivo que significan una disminución en la recaudación tributaria, y dan lugar a la aplicación de regímenes de excepción.

Entre otras cosas, carece de un cuadro resumen y los datos están organizados por tipo de gasto fiscal y no por tipo de impuesto como era costumbre, expresan los analistas del sector privado.

Encontramos que 85% de los gastos fiscales se derivan de desviaciones del ISR, del IETU y del IVA. Como era de esperarse, el monto que se deja de recaudar por IVA aumentó respecto de lo que se tenía estimado en el 2009, pues debido a la reforma fiscal de diciembre del 2009, ahora estos montos se calculan con un referente teórico de una tasa de 16% , explica el CEESP al realizar un análisis comparativo.

A lo que abundó: Los gastos fiscales tienen varias desventajas con respecto a los gastos directos, pues elevan el costo de la administración tributaria .

[email protected]