Los griegos prometieron el martes acordonar el parlamento para evitar que los legisladores debatan nuevas medidas de austeridad y los sindicatos dijeron que paralizarían el país en una huelga nacional el 15 de junio.

La presión está creciendo sobre el Gobierno del primer ministro George Papandreou, que busca apoyo para un plan a cinco años exigido por el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea para suministrar más fondos al país y evitar una cesación de pagos.

Los líderes de la Unión Europea y del Banco Central Europeo están divididos sobre si los tenedores de bonos privados deberían compartir la carga de un nuevo plan de rescate.

El partido socialista de Papandreou presentará su plan de mediano plazo para que sea discutido en el parlamento el miércoles, con la idea de aprobarlo posteriormente este mes.

Pero los manifestantes, cuyas protestas diarias han derivado en la reunión de decenas de miles de personas en la plaza Syntagma frente al parlamento, han dicho que rodearían el edificio.

Ahora que el Gobierno está presentando el programa de austeridad para su votación, rodearemos el parlamento, nos reuniremos y nos mantendremos en Sintagma , dijo en un comunicado la denominada Asamblea del Pueblo de la Plaza de Syntagma.

Nuestra primera escala es la huelga general del 15 de junio. No nos detendremos hasta que lo retiren (al proyecto) agregó.

El sindicato ADEDY, que aglutina a medio millón de trabajadores del sector público, dijo que marchará al parlamento durante la huelga del miércoles y que se unirá al resto de los manifestantes en una protesta pacífica.

El plan de mediano plazo no debe ser votado. Queremos que cambien su opinión y tiren el plan a la basura , dijo el secretario general de ADEDY, Ilias Iliopoulos.

La UE y el FMI quieren que todos los partidos griegos den su respaldo al paquete antes de un encuentro de ministros de Finanzas de la zona euro previsto para el 20 de junio y de una cumbre de líderes programada para el 23 y 24 del mismo mes.

La discusión de los líderes europeos y la aprobación parlamentaria del plan en Grecia son clave para que se liberen los 12,000 millones de euros que el país necesita para reprogramar algunos pagos de deuda.

Pero la oposición conservadora Nueva Democracia se opone al plan y complicando las cosas, el partido PASOK de Papandreou, que cuenta con mayoría y lograría aprobar el programa, ha venido perdiendo ventaja en las encuestas de opinión.

El plan prevé alzas de impuestos y recortes de gastos. Las medidas de austeridad han golpeado la economía, que se contrajo un 5.5% en el primer trimestre, con un desempleo del 16 por ciento.

apr