La proporción de inversionistas que esperan una recuperación de la economía mundial bajó de 61 a 42% en un mes, resultado del deterioro en las condiciones financieras de Europa, consigna la Encuesta Mensual de Fondos de Inversión de Bank of America-Merrill Lynch (BofA -MLynch).

Según los resultados, en mayo regresó la incertidumbre sobre la recuperación de la economía mundial, que ya tenía cuatro meses de haberse disipado.

En la encuesta mundial, que recoge la opinión de 243 administradores de fondos, se observa que los inversionistas están refugiándose en los mercados y valores estadounidenses, una aversión al riesgo también impulsada por la situación de Europa.

Michael Hartnett, responsable de la Estrategia de Valores en BofA-MLynch, define esta situación como un vuelo con destino a Estados Unidos . Dicho que se refuerza al observar que 33% de los encuestados coin­cide en que la previsión sobre las ganancias de las empresas es más favorable en Estados Unidos contra 41%, que piensa que habrá menos ganancias en la eurozona.

La desconfianza de los inversionistas también se ha extendido hasta China, el país que era visto como motor del crecimiento mundial. Así que ahora 29% de los inversionistas espera un debilitamiento de su economía en los próximos 12 meses, contra 5% que espera una economía más fuerte.

México y dólar, beneficiados

De acuerdo con los resultados, México se confirma como el tercer destino preferido de inversión para los principales fondos privados del mundo, detrás de Rusia y Sudáfrica.

Y permanecen los sectores dirigidos al consumo, tecnología y energía, como los de mayor atractivo para este tipo de inversiones.

La incertidumbre por la situación fiscal de Grecia y el grave deterioro de las finanzas en España, Portugal, Irlanda e Italia ha presionado a la moneda única de la zona, el euro, que ya ha acumulado una depreciación de 18.4% respecto de la cotización de noviembre pasado.

Y tal como lo reflejan los resultados de la encuesta, 66% de los consultados espera que el dólar continuará beneficiándose del deterioro del euro y 46% espera que el euro seguirá depreciándose.

El responsable de estrategia de valores en Europa de BofA-MLynch, Gary Baker, advirtió en el comunicado: Los inversionistas se han rendido con Europa, golpeados por las preocupaciones de la deuda soberana y las vacilantes expectativas de crecimiento .

Europa fue directamente afectada por la crisis de Grecia y su insolvencia.

ymorales@eleconomista.com.mx