De acuerdo con la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA), las pérdidas en siete estados del norte del país afectados por la sequía alcanzaban los 26,032 millones de pesos al cierre del 2011. Se trata de Chihuahua, Coahuila, Durango, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas y Zacatecas.

De 21 entidades afectadas por este fenómeno climatológico, el organismo sólo cuenta con información detalla de estos siete, aunque no fue presentada de forma uniforme en cuanto a montos, productos y superficie afectada.

De acuerdo con la información a la cual tuvo acceso El Economista, Sinaloa, uno de los productores agrícolas y ganaderos más importantes del país, es la entidad que resintió más la falta de precipitaciones, al alcanzar una pérdida económica de 11,927 millones de pesos durante el año pasado.

En el estado, antes de que finalizara el 2011, se tenían reportadas 11,027 hectáreas sin sembrar -tan sólo de maíz-, mientras que por sorgo se perdieron 160,000 toneladas. En total, el campo sinaloense reportó pérdidas de 11,027 millones en agricultura y 900 millones por ganadería.

Mientras, en Durango, se contabilizaron pérdidas por 3,619 millones de pesos. En esta entidad, gobernada por el priísta Jorge Herrera Caldera –uno de los actores políticos más involucrados en atraer recursos para mitigar los efectos de la sequía en estados-, la producción agrícola de 5,000 millones cayó en 66% (3,300 millones), mientras que perecieron 100,000 becerros, con un costo total de 320 millones de pesos.

A Durango le siguen Tamaulipas y San Luis Potosí, los cuales reportaron pérdidas por 2,499 millones y 1,239 millones respectivamente. En conjunto, ambos estados suman más de 473,000 personas con afectaciones en su fuente de ingresos.

Cabe destacar que Zacatecas reportó la pérdida de 170,714 hectáreas de cultivo junto con 50,000 cabezas de ganado; sin embargo, no aportó datos concretos en cuanto a montos involucrados.

No obstante, Manuel Valdez Rodríguez, secretario de Desarrollo Agropecuario del estado, dijo a este diario que de manera extraoficial se calculan daños por 5,450 millones de pesos.

En situación parecida se encuentran Chihuahua y Coahuila. El primero indica una pérdida mínima de 1,836 millones de pesos por sembradíos siniestrados, principalmente de maíz y frijol, sin incluir el costo de 180,000 cabezas de ganado que dice haber perdido.

El segundo no incluye pérdidas generadas en productos agrícolas cuando menciona que 43,000 hectáreas de maíz, sorgo, avena, cebada y frijol quedaron sin sembrar; sólo comenta la reducción de 40% en los ingresos por cría de becerros, equivalente a 208 millones de pesos.

Los datos en poder de la AMSDA fueron presentados por los propios gobernadores a finales del 2011 ante las comisiones unidas de Agricultura y Ganadería, Desarrollo Rural, Presupuesto y Cuenta Pública, así como Reforma Agraria de la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados, ya que buscaban destrabar recursos por 10,000 millones de pesos para el combate a la sequía en el ejercicio fiscal 2012, que fueron frenados desde el Ejecutivo.

DIFÍCIL CUANTIFICAR PÉRDIDAS

Para Octavio Jurado Juárez, gerente de la AMSDA, la extensión y constante evolución de los daños en las entidades federativas hace difícil obtener una medición precisa al momento de cuantificar las pérdidas económicas, ya que no es conveniente consolidar información que sigue cambiando por el prolongado contexto y que aún no acaba .

El documento que contiene los datos citados ayudó en la aprobación desde San Lázaro de una bolsa de 10,000 millones para contrarrestar los siniestros; misma que fue objeto de veto presidencial. Días después de esta negativa –ampliamente criticada desde el Poder Legislativo-, el titular del Ejecutivo anunció a finales de enero que se destinarían 34,000 millones de pesos para la ayuda a municipios afectados a través de distintas partidas presupuestales, principalmente mediante la Conagua y el Fonden.

Por lo pronto, en la opinión de Jurado Juárez, aunque se han registrado chubascos y nevadas en algunas de las 21 entidades afectadas a inicios de año, no han representado un alivio mayúsculo para ganaderos y campesinos, mientras que lo peor está por verse durante el 2012, toda vez que a la AMSDA han llegado reportes de que el año no será especialmente lluvioso.

GRUPO PLURAL INICIARÁ GIRA POR LAS ENTIDADES PARA EVALUAR LOS DAÑOS Y ACELERAR RECURSOS, YA QUE EL PROGRAMA APENAS HA AVANZADO 15%

AGILIZAN PROGRAMA PARA LA ATENCIÓN A LA SEQUÍA

El Programa Integral para la Atención de la Sequía 2012, que se presentó hace dos meses desde el Ejecutivo federal, muestra signos de retraso y no se ha dado cumplimiento a las instrucciones del mandato presidencial, lo que hace necesario agilizar los trabajos, tener presencia en los estados afectados y tomar acuerdos, expresa en entrevista Gerardo Sánchez, presidente de la Confederación Nacional Campesina (CNC).

Expone que los primeros avances son la instalación de la mesa del grupo plural en la Secretaría de Gobernación, que iniciará el miércoles su gira por Durango.

El dirigente, quien también es Diputado federal priísta, explica: De inicio establecimos un primer encuentro para construir acuerdos y trazar una ruta crítica. De entrada se nos hizo una presentación de los programas y avances que se tienen a la fecha, de cada dependencia, y con la intervención de los legisladores hay muchas dudas. El programa apenas registra un avance 10 y 15 por ciento .

Sánchez ejemplifica que, a pesar de que el Fondo nacional de Desastres Naturales incluye por primera vez atender el área agrícola, aún no se han realizado los cambios a las reglas de operación.

Según él, quedó claro que los 34,000 millones de pesos que se anunciaron para atender la sequía son del gasto del ejercicio fiscal del 2012. No hay ningún recurso extraordinario, es una cifra irrisoria para atender esta emergencia .

ACCIONES DE AGILIZACIÓN

En ese sentido, Sánchez comenta que el desembolso de la ayuda va a paso lento, por lo que el grupo de trabajo buscará acelerar el proceso.

Detalló que se establecerán reuniones dos veces por semana, de las cuales una será en la provincia y otra en la mesa central con la finalidad de atender todas las demandas y las inconsistencias para poder liberar los recursos.

El representante de los productores del sector primario expresó que ésta es una crisis inédita, en tanto que en la falta de inventarios, principalmente de granos como maíz tanto blanco como amarillo, soya, frijol y arroz, habrá desabasto.

EN NÚMEROS

3,500 son las comunidades afectadas por la sequía en todo el país, de acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Social.

11,927 millones de pesos son las pérdidas económicas que reportó Sinaloa a diciembre del 2011.

3,619 millones de pesos alcanzaban las pérdidas en Durango.