El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reconoció la noche del martes que la economía venezolana, que entró en recesión en el 2014, se contraerá 4% este año y la inflación puede cerrar en 100 por ciento.

El Banco Central de la nación petrolera ha retrasado la divulgación de las cifras de la inflación y del desempeño económico durante este año.

Pero el partido oficialista perdió las elecciones del domingo, en buena medida por el descontento que produce en la población una escasez crónica de bienes básicos y la inflación más alta de América.

NOTICIA: Maduro pide la renuncia de su gabinete de ministros

Maduro atribuyó la derrota de su partido en las votaciones parlamentarias, donde la oposición consiguió dos tercios de los escaños de la Asamblea Nacional, a una guerra económica que libran empresarios y opositores.

Pero frente al revés electoral, Maduro reiteró que continuará impulsando el modelo socialista que, según los opositores, es la causa de los agudos problemas económicos del país.

NOTICIA: Crece el temor de un default para Venezuela

"El milagro de este año (...) Con un decrecimiento como de 4%, que creo va a ser, (y) una inflación cercana a 100 por ciento, el desempleo bajó (...) la pobreza bajó, la miseria bajó", afirmó Maduro en su programa semanal de televisión.

La oposición anunció que interpelará ministros y usará el poder del voto de censura, para forzar a las autoridades a mostrar los resultados económicos una vez asuman sus curules en enero.

NOTICIA: Inflación en Venezuela ascendería a 80% en 2015: Maduro

abr