El presidente argentino, Mauricio Macri, dijo el sábado que en su primer año de gestión el Gobierno generó expectativas superiores a las deseadas entre sus votantes debido a dificultades de "ansiedad".

Macri asumió la presidencia argentina a inicios de diciembre del año pasado con una plataforma de políticas liberales y de desregulación que comenzarían a dar sus frutos en la golpeada economía argentina durante el segundo semestre del 2016.

Sin embargo, la tercera economía de Latinoamérica aún lucha por recuperarse, mientras que la muy elevada tasa de inflación continúa minando los salarios de los trabajadores argentinos.

NOTICIA: ¿Por qué Argentina no empezó a crecer todavía?

"Tal vez en el frenesí de la campaña (electoral) el año pasado las expectativas de todo esto (...) generó una expectativa de cambio mágico y creo que eso es de lo que nos tenemos que alejar", dijo Macri en una conferencia de prensa en la ciudad costera de Chapadmalal.

"Hay que saber manejar los tiempos bien y a veces en la ansiedad uno se equivoca con el tiempo y en la ansiedad uno también de golpe despierta más expectativas de las que debe", agregó el mandatario.

NOTICIA: Macri busca atraer inversiones en Argentina

El viernes el ente oficial de estadísticas (Indec) informó que la producción industrial de Argentina se desplomó 8.0% interanual en octubre, su mayor caída en lo que va del año.

En un informe separado, el Indec señaló que la actividad de la construcción cayó 19.2% interanual en octubre, mientras que la semana pasada reveló que la actividad económica se contrajo 3.7% en septiembre, mientras que el país registró un déficit comercial de 114 millones de dólares.

NOTICIA: Producción industrial argentina cae 7.6% en septiembre

Por otro lado, en la conferencia Macri también justificó las causas judiciales abiertas contra la activista social y parlamentaria Milagro Sala, que se encuentra detenida y cuya liberación inmediata fue reclamada por distintos organismos internacionales en las últimas semanas.

abr