A medida que vaya avanzando el acuerdo de libre comercio del Mercosur con la Unión Europea, Argentina tendrá que ir reduciendo sus impuestos internos y por ello se trabajará en “una nueva reforma fiscal de largo plazo”, advirtió Horacio Reyser, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la cancillería.

“El acuerdo pone topes a los derechos de exportación. Hace que nosotros, luego de la entrada en vigor, podamos poner como máximo una alícuota de 14% para los productos del complejo soyero que vayan a la Unión Europea, cuando hoy están alrededor de 28%”, dijo Reyser.

En declaraciones al diario La Voz del Interior, el funcionario sostuvo que se irán configurando techos más bajos para los impuestos, dado que también Argentina lo necesita para que su productividad sea más competitiva. En ese sentido, expuso que por ejemplo cuando finalice la vigencia del decreto temporario de los tres y cuatro pesos por dólar para las exportaciones industriales a fines del 2020, también habrá alícuota cero, por lo que esto “les dará mayor competitividad a todas las compañías”.

Reyser, quien fue el jefe negociador de Argentina como integrante del Mercosur, indicó que este acuerdo “tiene un horizonte de 10 a 15 años”, por lo que en ese tiempo el país deberá ir modificando estructuralmente algunas cuestiones. “Nosotros, desde mucho antes, vamos a ir reduciendo los impuestos, los derechos de exportación. Tenemos que trabajar sobre los impuestos provinciales que puedan llegar a ser distorsivos”, consideró el funcionario. Y señaló que tanto el ministro de Hacienda, Nicolas Dujovne, como el de Producción y Trabajo, Dante Sica, “van a trabajar en una reforma fiscal de largo plazo, que ya se está aplicando de alguna manera en lo que hace a la reducción del Impuesto a las Ganancias. En ese sentido, vamos a avanzar”.

La otra parte

En tanto, del otro lado del continente, ganaderos instaron al Parlamento Europeo y a los 28 estados miembros del bloque a rechazar el acuerdo alcanzado con el Mercosur, que según ellos representa un “peligro” económico para el sector y para la salud de los consumidores.

“Este acuerdo, que facilitará el acceso al mercado europeo de cerca de 100,000 toneladas adicionales de carne de vacuno sudamericana, representa un peligro económico para todo el sector ganadero europeo y para la salud de los consumidores europeos”, alertaron en un comunicado conjunto.

El comunicado está firmado por la asociación de productores españoles de vacuno de carne (Asoprovac) y las patronales del mismo sector de Francia, Irlanda, Italia y Polonia.

En el plano económico, los ganaderos estiman que esta entrada adicional de carne “desestabilizará gravemente al sector”, en un contexto difícil debido al “efecto cumulativo” de los acuerdos comerciales. Los ganaderos europeos critican también las “exigencias sanitarias, de trazabilidad y medioambientales menos estrictas” en los países sudamericanos. “Los recientes casos de fraude y de exportación de carne contaminada a Europa lo demuestran”, señalaron, en referencia a Brasil.

Negociado durante 20 años, el acuerdo comercial cerrado entre la Unión Europea y los países del Mercosur podría ser uno de los más importantes del mundo. (Con información de AFP)