Como lo había anunciado el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, a principios de año, los ricos se verán afectados con la reforma tributaria que será presentada el 1 de octubre próximo.

En plática con La República, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, afirmó que con esta iniciativa se buscará que los individuos de mayor capacidad económica paguen proporcionalmente más a lo que pagan los de menores ingresos.

En Colombia, de los 4.6 millones de personas que pagan el impuesto a la renta, 3.5 millones, que ganan menos de dos salarios mínimos, pagan una tarifa cercana a 6%, mientras que solo 450,000 personas, que ganan entre 3,337 y 22,250 dólares, pagan una tarifa de cerca de 5 por ciento.

Pero no serán afectados más de lo que lo hubieran hecho con Elissa, la reforma del ex ministro Juan Carlos Echeverry. Con ésta modificación tendrán que meterse la mano al bolsillo, pero podrán seguir disfrutando de los beneficios tributarios como los estímulos a aportes voluntarios en pensiones y medicina prepagada, ya que Cárdenas no piensa podar exenciones.

¿Bajará con esta reforma la tasa de renta de 33% a 27%?

No entraré en tantos detalles de la reforma, porque en esta semana decisiva se está terminando de afinar y de hacer los cálculos, para el próximo lunes presentarla. Pero, ¿cuál es la intención? Le respondo parcialmente. Cuando uno mira cómo está Colombia en materia económica, uno encuentra que está pasando por un gran momento, pero tiene una gran excepción, que es el empleo, tenemos la tasa de desempleo más alta de todo este continente.

¿Cómo se puede arreglar esto con la reforma tributaria?

Generar empleo formal es muy costoso. Una persona que devenga un salario de 0.06 dólares le cuesta al empleador 0.08 dólares, por los impuestos a la nómina. A lo largo de los años, hemos recargado en exceso la nómina como fuente de generación de ingresos fiscales. Eso no nos ha funcionado bien.

Tenemos la idea de eliminar algunos de los impuestos a la nómina, porque es un paso en la dirección de la formalización y también hay que poner más el énfasis en el impuesto a la renta, porque tenemos muchas iniquidades en ese tributo. En el caso de las personas jurídicas es mucho mejor gravar la renta por ejemplo a las empresas minero-energéticas, que gravar a la nómina. Las empresas minero-energéticas pagan muy poco porque no tienen casi mano de obra, son intensivas en capital. Eso sí, habrá más renta sin subir las tarifas, simplemente buscaremos mayor eficiencia.

No subirán las tarifas, ¿pero tampoco bajarán?

Estamos discutiendo si hay espacio o no para que bajen, pero la idea es mejorar la eficiencia en el impuesto a la renta para poder liberar un poco la carga del impuesto a la nómina.

¿Podarán exenciones, que para algunos expertos hacen más inequitativo el sistema?

No vamos tanto por esa poda de exenciones y beneficios, porque eso sería entrar en una pelea innecesaria con todos los que defienden las cuentas Ahorro y Fomento a la Construcción (AFC), las pensiones voluntarias, entre otras, eso sería abrir unas peleas que a son inútiles. Lo que tenemos que hacer es que la gente aproveche todos los beneficios que da la ley pero que como mínimo pague un monto; es decir, yo puedo tener una AFC, deducción de salud, de hijos, pero al final del día no puedo quedarme en la situación que estamos hoy en día y es que colombianos con salarios o ingresos mensuales de 16,700 o 22,250 dólares pagan una tarifa efectiva de 5%, que son las mismas tarifas que tienen personas de ingresos muy bajos.

Entonces ¿qué se pretende? Que se aprovechen todos los beneficios, pero como mínimo paguen 10% o 15% de su ingreso, porque estamos en una situación muy inequitativa. Creo que es un acto de responsabilidad de los individuos de ingresos altos, que tengan tarifas efectivas un poco más altas.

¿Qué pasará con el IVA? ¿Se reducirán tarifas?

Queremos procurar tener un sistema para el IVA que sea más transparente, más simple, que las devoluciones sean más fáciles y eso se logra reduciendo la dispersión tarifaria, tenemos que reducirlas a tres tarifas de las siete que hay. Se descarta el IVA a la canasta básica. Eso es otro elemento que vendría en la reforma.

¿Se buscarán aliviar los impuestos a la gasolina?

La gasolina tienes tres impuestos: el global, el IVA y la sobretasa. Esos tres sumados dan cerca de 1.28 dólares por galón, que se reparten más o menos en partes igual entre lo que va para la Nación y para los departamentos y municipios. En la reforma podemos tratar de mejorar la estructura de estos tres y convertirlos en dos: uno para la Nación y otro para los entes territoriales, definidos en pesos, pero que no aumente si sube el precio internacional; que sea un impuesto fijo en pesos que se ajusta año a año en función de la inflación.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica