El nuevo director gerente del Fondo Monetario Internacional llega en un momento delicado para la institución, con la gestión de la crisis griega entre los temas más urgentes.

GRECIA

Gran parte de la credibilidad del FMI se juega en Grecia, sometido a un programa de austeridad y privatización a cambio de lo que sería el mayor préstamo de la institución si se lleva a cabo. El nuevo director gerente tendrá que demostrar a los Estados miembro, cuyos recursos han sido comprometidos, que el país puede recuperarse de la crisis económica y presupuestaria en la que se hundió.

PRIMEROS INFORMES DE CONTAGIO

El FMI publica en julio una serie muy esperada de informes sobre el impacto transfronterizo de la política de las cinco economías más grandes del mundo (China, Estados Unidos, Japón, Reino Unido y la eurozona). El nuevo director gerente debe defender su credibilidad.

EGIPTO

El país probablemente necesite financiamiento internacional para reactivar una economía golpeada por las consecuencias de la revolución. Sin embargo, El Cairo ha decidido en esta etapa rechazar el dinero del FMI, una institución impopular en ese país incluso antes de su intervención.

SISTEMA MONETARIO INTERNACIONAL

El FMI debe revisar en el otoño (boreal) el marco de su vigilancia de los tipos de cambio, que no satisface a muchos. El nuevo director gerente tendrá que llegar a compromisos difíciles entre China, que quiere ejecutar su política de tipo de cambio como lo considere oportuno, y los que aspiran a que el Fondo castigue duramente a un Estado miembro de gran tamaño y con una moneda significativamente subvaluada.

RDS