El nuevo ministro de Hacienda de Brasil, Nelson Barbosa, buscó este lunes tranquilizar a los inversionistas pero los mercados le dieron la espalda y el real quebró la barrera de las 4 unidades por dólar por primera vez en dos meses y medio.

Barbosa señaló que las grandes líneas de acción de su predecesor, Joaquim Levy, serían mantenidas para controlar la crisis que golpea a la séptima economía global, control del gasto y de la inflación, durante una teleconferencia con inversores internacionales.

Pero tras abrir en calma, el real cerró la jornada con una pérdida de 1.99% ante el dólar y cambiaba de manos por 4.0234, mientras que el principal índice de la bolsa de São Paulo, el iBovespa, perdió 1.62% a 43,200 puntos en la primera sesión con Barbosa al frente de la economía también después de una apertura sin mayores cambios.

El 1 de octubre, el real tocó su mínimo histórico en 4.24 unidades por dólar y el viernes pasado, cuando Levy salió del gobierno, perdió 1.42 por ciento. En esa sesión, la bolsa retrocedió 2.98 por ciento.

Quiero subrayar que la dirección de nuestra política económica es la misma, nuestro foco sigue siendo el ajuste fiscal y la reducción de la inflación , dijo en la teleconferencia.

Brasil tiene una inflación anualizada de 10.48% y cerró el 2015 con un déficit de ahorro primario cercano a 2% del PIB.

Barbosa es un economista de perfil menos ortodoxo que Levy, que se había formado en Estados Unidos y había trabajado en el FMI, y más vinculado a ideas desarrollistas. Hasta el viernes, último capítulo de la crisis económica y política que golpea a Brasil, conducía el Ministerio de Planificación.

El analista Andre Ferreira, de la Corretora Futura en São Paulo, dijo a la agencia AFP que ya no hay más tregua ni más oportunidades .