En el primer semestre del año, el gobierno federal obtuvo 0.6% más ingresos presupuestarios; sin embargo, fueron menores a los programados debido a la caída de los ingresos petroleros.

De acuerdo con el Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda, los ingresos presupuestarios del sector público se ubicaron en 2.6 billones de pesos, apenas 0.6% mayor a los 2.5 billones que se registraron en el mismo periodo del año pasado.

No obstante, los ingresos presupuestarios fueron menores en 68,430 millones de pesos a lo esperado por el gobierno, el cual tenía un pronóstico de 2 .7 billones de pesos.

“La diferencia entre los ingresos observados y los programados se debe a los menores ingresos petroleros”, detalló la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en su reporte.

Cede la caída del ingresos por crudo

De enero a junio de este año, el gobierno obtuvo 412,626 millones de pesos por ingresos petroleros, lo que representó una caída de 16.7% respecto al mismo periodo del 2018. Así, estos ingresos representaron 15% del total del sector público.

Los ingresos petroleros sumaron su sexto mes consecutivo, en el año, de caídas, en sus cifras acumuladas, aunque a un menor ritmo. En mayo, la caída fue de 17.4% anual; en abril, de 21.8%; en marzo, de 24.7%; en febrero, de 32.9%, mientras que en el primer mes del año el desplome fue de 52.3 por ciento.

Anteriormente, Hacienda explicó que la caída de estos ingresos se debe, principalmente, a una menor plataforma de producción, así como el precio del petróleo.

El reporte detalló que en estos seis meses, el gobierno esperaba recaudar 520,255 millones de pesos, es decir, los ingresos petroleros fueron menores en 107,628 millones de lo programado.

La caída de los ingresos petroleros es la más fuerte de la que se tiene registro para la primera mitad del primer año de gobierno de un presidente. En 1995, con Ernesto Zedillo en la Presidencia, los ingresos petroleros presentaron un crecimiento de 65.6%; con Vicente Fox, el crecimiento fue de 2.6%; con Felipe Calderón presentaron una caída de 3.8%, mientras que con Enrique Peña Nieto la disminución se profundizó a 13.4% en el 2013.

Devoluciones afectan

Respecto a los ingresos tributarios, en los primeros seis meses del año los contribuyentes aportaron 1 billón 694,057 millones de pesos, lo que resultó 4.4% mayor al 1 billón 558,076 pesos que recaudó el gobierno en el mismo periodo del 2018.

De esta manera, el pago de impuestos representó 64% del total de los ingresos del gobierno.

El crecimiento de la recaudación tributaria, en comparación con otras administraciones en el mismo periodo, fue la más baja desde Ernesto Zedillo, cuando los ingresos tributarios cayeron 17.5 por ciento.

Con Vicente Fox, en el 2001, la recaudación de impuestos incrementó 4.8% en los primeros seis meses de su primer año de gobierno; con Felipe Calderón se elevó en 7.0%, mientras que con Enrique Peña Nieto aumentó 15.3 por ciento.

Si bien los ingresos tributarios presentaron un crecimiento en el periodo, la recaudación fue menor en 11,062 millones de pesos a lo programado.

“La diferencia con respecto al programa se explica, principalmente, por mayores devoluciones del IVA de saldos a favor pendientes del 2018, lo que implicó una menor disminución de dicho impuesto”, explicó Hacienda.

En el periodo, la recaudación del IVA cayó 0.4% respecto al año pasado al recaudar 477,932 millones de pesos.

En lo que se refiere al Impuesto sobre la Renta (ISR), éste incrementó sus ingresos en 1.5% al recaudar 927,182 millones de pesos.

Por su parte, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) recaudó 228,458 millones de pesos, lo que significó un crecimiento anual de 32.6 por ciento. Lo anterior fue resultado del buen comportamiento del IEPS que se aplica a gasolinas, el cual creció su recaudación en 69.5 por ciento.

Para este año, el gobierno espera recaudar un total de 3 billones 301,476 millones de pesos a través del pago de las obligaciones fiscales de los contribuyentes.