Durante este 2015, los bancos tanto nacionales como internacionales han sufrido diferentes dificultades que han repercutido en su organización. A continuación presentamos un recuento de los temas más importantes que se originaron este año.

En mayo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Reserva Federal hicieron negociaciones con cinco de los bancos más grandes a nivel mundial, por manipulación de divisas durante cinco años. La multa combinada fue de 5,775 millones de dólares y las entidades involucradas fueron JPMorgan Chase, Citigroup, Barclays, Royal Bank of Scotland, Bank of America y UBS.

Por entidad financiera, Barclays sufrió la mayor sanción, con 2,320 millones de dólares; seguido de Citigroup, con 1,270 millones; después JPMorgan Chase (892), Royal Bank of Scotland (669), UBS (342) y Bank of America (205).

Barclays fue acusado de prácticas en contra de la optimización de los mercados financieros, que afectaron gravemente a los consumidores. El banco rechazó sistemáticamente transacciones que no le resultaban rentables y mentía a sus clientes sobre la razón de no aceptarlas. Por este caso, la compañía fue sancionada con 150 millones de dólares.

Otro escándalo dentro de la banca mundial fue la intervención del Banco de España (Central) al Banco Madrid, propiedad de la Banca Privada de Andorra, por haber colaborado con dirigentes chavistas, así como con miembros de la mafia china o rusa, para blanquear dinero de origen delictivo.

Respecto de este caso, se encuentran imputados todos los miembros del Consejo de Administración del Banco Madrid y todavía siguen en juicio, mientras la entidad involucrada se encuentra en proceso de venta.

Con presencia nacional

En el caso de las entidades financieras con mayor presencia en México, el canadiense Scotiabank tuvo un principio de año complicado, pues Verónica Márquez, una de las ex funcionarias del banco, fue puesta bajo investigación al ser acusada de falsificar resoluciones judiciales por las que cobró 40 millones de pesos.

En octubre, meses despúes de que BBVA concretó la compra de 14.89% del banco turco Garanti a Dogus por un importe total 1,854 millones de euros, el grupo bancario llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia de EU que lo llevó a pagar una multa de 10.39 millones de dólares, a fin de que se cerrara una investigación abierta voluntariamente para denunciar a los clientes estadounidenses que tenían cuentas opacas en su filial suiza.

Pero la noticia más sobresaliente durante el año sobre BBVA fue dada a conocer en noviembre, cuando esta entidad fue excluida de la lista de los bancos sistémicos más importantes del mundo, porque de acuerdo con el Banco Central Europeo, su estructura y negocio están centrados en la banca minorista.

Corría el séptimo mes del año cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación que el Banco de México y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores retiraban el permiso de Banamex USA para establecerse en territorio mexicano. Un mes antes, el diario Wall Street Journal informó que Citigroup analizaba el cierre de Banamex USA, entidad acusada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos de posibles violaciones a las leyes contra el lavado de dinero.

HSBC tampoco quedó libre de escándalos, Hervé Falciani, ex empleado del banco, fue condenado en noviembre a cinco años de prisión por espionaje económico, después de que el ingeniero en sistemas filtrara documentos, según los cuales la filial suiza de la entidad británica ayudó a más de 120,000 clientes acaudalados a ocultar de las autoridades fiscales de sus respectivos países más de 200,000 millones de dólares.