El gobierno español, metido de lleno en reducir el déficit, adoptó un plan de austeridad que afectará a los sectores de la sanidad y la educación, con el fin de economizar 10,000 millones de euros por año.

La principal medida de la reforma sanitaria que busca economizar 7,000 millones es, sin duda, la más impopular: los pensionados deberán, a partir de ahora, pagar una parte de sus medicamentos.

Estamos pidiendo un esfuerzo a muchos ciudadanos, un esfuerzo que es imprescindible , afirmó la ministra de Sanidad, Soraya Sáenz de Santamaría, al término del consejo de ministros.

Es duro pedirlo pero les aseguro que, en el medio y largo plazo, España va a salir fortalecida , había asegurado Rajoy.