Las importaciones totales de Venezuela desde Brasil –uno de sus principales proveedores mundiales de alimentos y productos básicos- se derrumbaron estrepitosamente entre enero y abril pasados, comparado con el primer cuatrimestre de 2015, para sumar 334 millones de dólares, contra 856 millones de dólares un año antes, según cifras oficiales del gobierno brasileño.

Se trata de una caída promedio de 61% en términos de dólares, según las estadísticas del ministerio de Industria y Comercio Exterior de Brasil, que periódicamente mide la balanza comercial de la principal economía de América Latina con el resto del mundo.Brasil ha sido también la principal despensa de Venezuela durante los años de fiebre importadora a cambio de petrodólares, bajo los gobiernos chavistas que han privilegiado las compras externas por encima de la producción local, en una estrategia política por desarticular grupos empresariales que considera enemigos estratégicos o de clase.

El desplome de estas compras va a tono con la caída general de las importaciones de Venezuela y ayuda a explicar la seria escasez de productos básicos que sufre el venezolano común y que ya se extiende al comercio y a la industria.

NOTICIA: Aumento salarial en Venezuela no compensa con caída de poder adquisitivo

Las mayores caídas en las compras de bienes brasileños se expresan en el renglón de alimentos: en 73.66% para la carnes deshuesadas de bovinos; 54% en carne de pollo y gallina, 63% en leche entera en polvo y 66% en reses vivas.

Las compras de margarinas cayeron 68% y la de preparaciones para elaboración de bebidas en 5.3 por ciento.

En medicamentos hubo un descenso de entre 71% y 27.6% en el cuatrimestre y de 58% en aparatos para filtrar o purificar agua.

En términos absolutos, algunos rubros indican el impacto de estas caídas sobre el mercado interno, en momentos en que recrudecen las filas de compradores en establecimientos comerciales y varias plantas industriales del país trabajan a media máquina o están a punto de paralizarse por falta de divisas y materias primas.

NOTICIA: Las largas jornadas para conseguir la canasta básica en Venezuela

Las compras de carnes sumaron entre enero y abril un acumulado de 39.5 millones de dólares, contra 150 millones de dólares un año antes; las de aves bajaron desde 54 hasta 24 millones de dólares, mientras que las de azúcar de caña subieron 17% desde 14 hasta 16.9 millones de dólares.

Las compras de maíz para semilla cayeron 13%, hasta 16.7 millones de dólares, lo que ayuda a explicar las quejas de agricultores locales que no tienen como iniciar el ciclo de siembra en este invierno.

Entre los pocos productos cuyas compras a Brasil aumentaron aparecen las tarjetas inteligentes para teléfonos, con un importe de 1,957 millones de dólares, contra 403,147 dólares un año antes, para un alza de 385 por ciento.

La escasez de productos de higiene personal que atraviesa Venezuela se explica en parte por el desplome de estas importaciones desde Brasil, donde están proveedores regionales de grandes corporaciones como P&G y Colgate Palmolive.

NOTICIA: Crisis energética aumenta malestar en Venezuela

Las compras de toallas sanitarias y pañales para bebés se desplomaron en estos cuatro meses en 81%, hasta solo 1,888 millones de dólares. En champú para el cabello el desplome fue de 92%, hasta 1,436 millones de dólares.

En dentífricos, un producto hoy escaso en el país, el derrumbe fue de 79%, hasta $323.000 en el cuatrimestre.

Este artículo se publicó originalmente en El Estímulo de Venezuela.

abr