La recuperación económica mundial avanza lentamente y le tomará meses, quizá años, a la actividad productiva regresar al dinamismo previo de la crisis, advirtió Mario Amano, Secretario General adjunto de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Según el funcionario, la catástrofe natural que sufrió Japón en marzo y los problemas administrativos que han presentado las economías del Mediterráneo han sido determinantes para limitar aún más el de por sí lento despegue que traía la economía global.

A estas alturas, reconoció, nadie puede precisar aún los tiempos que tomará el fortalecimiento de la economía mundial. Observó que él no es el indicado para particularizar sobre el caso mexicano y los países de América Latina.

Tras inaugurar la Conferencia Latinoamericana para la Medición del bienestar y la promoción del progreso de las sociedades , en México, comentó que entre Estados Unidos, Europa y Japón, solo EU mantiene signos claros de recuperación.

Precisó que será hasta fines de este año cuando las economías de Europa alcanzarán un respiro que liberará al mercado de las subidas y bajadas que ha traído.

De acuerdo con él, la confianza del consumidor europeo favorecerá la recuperación regional hacia fines del año.

Para Japón, comentó, pasarán varios meses antes de que termine la reconstrucción de las áreas afectadas por las catástrofes naturales, que además son vías importantes para la producción manufacturera y de energía del país.

Ganadores y perdedores

El funcionario lamentó no poder entrar en detalles sobre México, pero refirió que, a nivel general, los países de América Latina han tenido un positivo desempeño durante la crisis y en este momento.

Incluso se fue más atrás para evidenciar que tras el impacto de los precios altos de los alimentos, que se sintió desde el 2006, los países de la región han sorteado el impacto.

No obstante, detalló que en su opinión han habido ganadores y perdedores por la inflación de alimentos.

Los países menos afectados han resultado los que tienen una menor dependencia de las importaciones de granos básicos y lácteos.

[email protected]