La evaluadora internacional Moody’s Investors Service consideró que los Precriterios de Política Económica para el 2018 constituyen un factor crediticio positivo para los estados y municipios mexicanos, pues incluye un incremento en las participaciones federales para los gobiernos locales.

Explicó que en el documento conocido como Precriterios se esbozan los principales factores macroeconómicos y fiscales que el gobierno considerará al elaborar el presupuesto del 2018 y presenta una estimación para el año en curso.

Los Precriterios 2018 son un factor crediticio para los estados y municipios mexicanos, ya que incluye un aumento en el financiamiento federal a los estados (conocidos como participaciones) que supera el crecimiento de las participaciones de los últimos cinco años, expuso la calificadora.

Las participaciones, añadió, constituyen, en promedio, 35% de los ingresos totales de los estados, son la garantía de aproximadamente 90% de la deuda de los gobiernos regionales y locales y no se destinan a fines particulares, en contraposición a todas las transferencias federales.

En un reporte, Moody’s señaló que los Precriterios del 2018 cuentan con los supuestos y proyectos actualizados de ingresos presupuestarios y un aumento en las participaciones federales de 68,800 millones de pesos, o 9.3%, con respecto a los niveles del presupuesto del 2017.

Comparó que el incremento supera el crecimiento nominal anual de 7.3% de las participaciones en los últimos cinco años, y comentó que los Precriterios han sido tradicionalmente un predictor exacto del presupuesto final y las transferencias reales en los últimos cinco años.

Pese a ello, el pronóstico de crecimiento de 9.3% en las participaciones federales para el 2018 se enfrenta a riesgos significativos, incluyendo el estimado de crecimiento económico incluido en los Precriterios para el 2018, de un rango de 2 y 3%, mientras Moody’s prevé un alza de 2.0 por ciento.

Además, los Precriterios prevén una recuperación de la producción de petróleo a 2 millones 6,000 barriles por día en el 2018 desde 1 millón 947,000 barriles diarios este año, cuando la calificadora espera que la producción de petróleo de México continúe disminuyendo.

Si las participaciones que el gobierno proyecta para el 2018 no se materializan, expuso, el gobierno mexicano está obligado a compensar a los estados por el déficit de ingresos.

Mencionó que el gobierno mexicano tiene un fondo para estabilizar los ingresos del Estado, que a fines del 2016 tenía 30,000 millones de pesos y cubriría, según sus propias estimaciones una disminución de 3.7% en las participaciones frente a las valoraciones en los Precriterios.