El presidente Andrés Manuel López Obrador defendió la reforma que aprobó el Senado de la República para combatir la evasión fiscal mediante facturación falsa, a pesar de que la oposición ha calificado a la norma como terrorismo fiscal, e incluso anunciaron que interpondrán un recurso de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

“Llegar al extremo de que los legisladores se opongan a que se castigue a defraudadores muestra que esos partidos tienen problemas, tienen una profunda descomposición, no es la moral la que los guía, pero tienen su derecho a manifestarse y desde luego a acudir a cualquier instancia. Nosotros vamos a defender que no haya facturas falsas, que no haya defraudación fiscal”, dijo.

En Palacio Nacional, el primer mandatario destacó que su gobierno tiene el propósito de no condonar impuestos a grandes contribuyentes, como lo hacían gobiernos anteriores.

“Ya no hay condonación de impuestos, o sea, ya no se condona impuesto a nadie; era un abuso, era un acto de corrupción, aunque existiera la facultad legal, porque no pagaban impuestos los meros meros, los machuchones, no pagaban”, expresó.

“Todo lo que hicieron, reformas en el periodo neoliberal, fue para proteger a los grandes contribuyentes y cargaron todo el cobro de impuesto a las clases medias y a las clases populares, porque no olviden que aumentaron el IVA en el periodo y el incremento a la gasolina. ¿Cómo va a ser que las grandes empresas, los grandes bancos no paguen impuestos y todos los ciudadanos estamos obligados a hacerlo?”, se preguntó.

López Obrador sostuvo que la aplicación de la ley fiscal debe ser pareja, y no debe haber delincuencia común ni de cuello blanco.

“¿Qué?, ¿se creen muy vivillos?, ¿son muy influyentes?, ¿tienen muchas agarraderas? Ya se acabó eso. Es una vergüenza que un partido esté defendiendo estas cosas”, sentenció.

Sin embargo, el presidente indicó que no descarta la posibilidad, como lo planteó el Consejo Coordinador Empresarial, que el Servicio de Administración Tributaria pague recargos a las empresas por no hacer a tiempo la devolución de impuestos.

“Esta propuesta de los empresarios la vamos a analizar, no la descartamos para que no se tarden las retenciones y buscar simplificar lo más que se pueda, no ver al contribuyente como un delincuente en potencia”, comentó.

Finalmente, el mandatario federal confió en que pronto el Congreso apruebe su iniciativa para crear la ley de confianza ciudadana, con la que espera eliminar la supervisión federal en empresas y establecimientos, excepto en casos que opera la Procuraduría Federal del Consumidor.

[email protected]