El ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak, está presionando para que las empresas de servicios financieros queden exentas del nuevo sistema impositivo global acordado la semana pasada por las economías del Grupo de los Siete (G7), según fuentes conocedoras de las negociaciones.

Una de las fuentes dijo que Reino Unido, sede del mayor centro financiero de Europa, había puesto sobre la mesa una exención para bancos y otras empresas financieras en las discusiones técnicas sobre cómo hacer que el plan funcione.

Los ministros de Economía del G7 anunciaron el sábado que habían acordado un sistema para que las multinacionales paguen más impuestos en los países en los que operan, junto con una tasa mínima del impuesto de sociedades mundial de al menos 15 por ciento.

El acuerdo fue acogido como una señal de renovada cooperación mundial por parte de Estados Unidos, sin embargo, este país se opone a cualquier presión que se dirija específicamente a las empresas tecnológicas de su país.

Sería un golpe para la banca inglesa

Por su parte, Reino Unido está interesado en evitar otro golpe para sus bancos después de que el Brexit les costara el acceso a los mercados de la Unión Europea.

Una fuente británica subrayó que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que lidera la reforma de las normas fiscales globales para las empresas multinacionales, había propuesto el año pasado que las firmas de servicios financieros quedarán excluidas del ámbito del llamado “Pilar 1” de los cambios fiscales.

Los bancos suelen pagar impuestos a nivel local por las ganancias obtenidas en distintas jurisdicciones, según señaló la OCDE en un documento del 2020.

Mientras tanto, los detalles del acuerdo se debatirán en la reunión del G20 a realizarse el mes que entra..

Por su parte, un portavoz de UK Finance, asociación del sector financiero, dijo que dicho sector ha hecho “una contribución significativa” a las finanzas públicas.

Creemos que el sistema fiscal debe tratar de garantizar que el Reino Unido siga siendo un lugar atractivo para hacer negocios, que sea competitivo a nivel mundial y que permita al sector bancario y financiero británico apoyar la recuperación económica”, señaló el portavoz.

El sector británico de servicios financieros ya paga una tasa sobre los balances y un recargo sobre la ganancias, algo que Rishi Sunak dijo que se está revisando.

valores@eleconomista.mx