Las reservas internacionales del Banco de México (Banxico) llegaron a 192,654 millones de dólares tras completarse un noveno aumento semanal consecutivo entre el 31 de julio y el 7 de agosto.

Este saldo, que se acerca al récord histórico alcanzado en enero de 2014, de 196,010 millones de dólares, es una señal de fortaleza para los participantes del mercado sobre la disponibilidad de liquidez que tiene el país en dólares, advirtió desde Washington el analista senior en la consultoría Ducker Frontier, Alejandro Valerio.

“Las reservas internacionales más los 60,000 millones de dólares que las respaldan en la Línea de Crédito Flexible (LCF) abierta para México en las arcas del Fondo Monetario Internacional (FMI) son una señalización que toman los agentes económicos como una cobertura del país para enfrentar una eventualidad como sería un nuevo choque adverso de la pandemia, o un nuevo episodio de incertidumbre económica”, resaltó.

El estratega dijo que esta fortaleza de las reservas podría también explicar la resiliencia del peso mexicano en la volatilidad mundial, y es una garantía que subraya la reputación internacional de Banco de México.

De acuerdo con el Estado de Cuentas Semanal de Banco de México, este acervo en dólares del instituto central se ha incrementado en 11,777 millones de dólares desde el 31 de diciembre de 2019 al 7 de agosto, que se convierte en la mayor acumulación de activos para un periodo similar desde el 2014.

En el mismo lapso de aquel año histórico para la acumulación de reservas, esto es las mismas 33 semanas pero del 2014, Banco de México reportó el ahorro de 13,895 millones de dólares en sus activos. Pero en ese momento, el banco central transitaba por un programa ex profeso de acumulación de activos.

A diferencia de aquel momento, el origen del actual acervo en dólares del Banco de México es resultado de las ventas de dólares que ha realizado el gobierno federal al instituto central, conforme lo marca la ley, que en lo que va del año suman 6,190 millones de dólares.

Petróleos Mexicanos (Pemex) también ha contribuido a este ahorro, pues en lo que va del año ha realizado operaciones de compra-venta de divisas al Banco de México por 3,259 millones de dólares y el instituto central ha registrado además la entrada de 6,190 millones de dólares atribuidos a las operaciones netas en divisas efectuadas por entidades con el Banco de México.

Desacelera demanda de efectivo

En el mismo estado de cuentas, el Banco de México reportó una disminución en la demanda de billetes y monedas de 517 millones de pesos en la semana del 31 de julio al 7 de agosto.

Estos billetes y monedas en circulación que junto a los depósitos bancarios de cuenta corriente forman la base monetaria, registraron una variación anual de 22.3% que desacelera ligeramente la demanda.

No obstante a esta desaceleración, se han completado 16 semanas de una demanda de efectivo que crece a una tasa de doble dígito, que inició con el distanciamiento social para limitar la velocidad de contagio por la pandemia.

Así, en la última semana del año, estuvieron en circulación un billón 914,145 millones de pesos.

En el comunicado, el banco central reiteró que este aumento responde a “factores asociados a las medidas sanitarias implementadas en el país que habrían aumentado la demanda de efectivo por parte del público”

ymorales@eleconomista.com.mx