HONG KONG.- Líderes globales y empresarios instaron a Europa el lunes a tomar nuevas medidas para resolver su profunda crisis de deuda, con un alto ejecutivo del FMI que advirtió que el continente sufrirá una "espiral descendente del colapso de confianza" si no se adoptan acciones adicionales.

Los comentarios se producen solo días después de que la agencia Standard & Poor's rebajara las calificaciones crediticias de nueve países de la zona euro, una medida que remeció a los mercados accionarios mundiales el lunes por temores a que el bloque monetario se haga añicos, generando una recesión global.

"Sin (...) medidas, Europa será arrastrada a una espiral descendente del colapso de la confianza, un estancamiento del crecimiento y menos empleo", dijo David Lipton, primer subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional, en el Quinto Foro Financiero Asiático en Hong Kong.

Pero, "con medidas decisivas en Europa y el apoyo global a Europa, es posible evitar una nueva fase de la crisis", agregó.

Lipton instó a los países donde la inflación ha disminuido a que pongan fin al endurecimiento monetario de manera de apuntalar el crecimiento económico global y sostuvo que Asia debería jugar un papel más importante en el FMI.

En otro hecho de mal augurio del fin de semana, las negociaciones en Atenas sobre el canje de deuda con los acreedores privados, visto como crucial para evitar una cesación de pagos de Grecia, se rompieron, aunque funcionarios dijeron que probablemente hayan más conversaciones esta semana.

Si Grecia no logra convencer a los bancos y aseguradoras de que acepten las pérdidas voluntarias de sus tenencias de bonos, habrá problemas para concederle un segundo paquete de rescate internacional al estado más endeudado de la zona euro, lo que elevará la perspectiva de quiebra a fines de marzo, cuando deba pagar 14.400 millones de euros en vencimientos de deuda.

En el caso de un mayor deterioro de la crisis europea, no hay país ni región que sea inmune, dijo Lipton, y agregó que Asia tenía un enorme interés en que los problemas de Europa se resuelvan.

Más temprano en el foro, el ministro de Finanzas británico, George Osborne, aplaudió los progresos realizados por la zona euro, aunque también dijo que se necesitaban más medidas.

"La zona euro han hecho avances en los últimos meses, en particular la provisión de liquidez a los bancos por parte del BCE", afirmó Osborne.

"Pero obviamente que falta por hacer, como la propia zona euro reconoce", agregó.

El presidente del grupo bancario HSBC , Douglas Flint, también resaltó la necesidad de una acción pronta.

"Tiene que haber aceptación del mercado, reconocimiento del mercado de que existe un mecanismo para hacer respetar o inculcar la disciplina fiscal", explicó en el foro.

AYUDA ASIÁTICA

El viceministro de Finanzas para Asuntos Internacionales de Japón, Takehiko Nakao, dijo que los bancos del país estaban dispuestos a intervenir si los acreedores europeos deciden acudir a ellos para apuntalar sus hojas de balance.

"Yo hablé con altos ejecutivos de los bancos recientemente, y ellos dicen que están dispuestos a proveer más dinero para inversión y comercio", dijo Nakao.

"Ellos también están pensando en comprar algunos activos, pero esto es realmente difícil. Los bancos hicieron eso a fines de la década de 1980 y no fue muy exitoso, por lo que deberían ser muy prudentes", agregó.

Líderes europeos tienen previsto reunirse en una cumbre a fines de mes para discutir las maneras de impulsar el crecimiento y el empleo.

En una cumbre el 9 de diciembre, los líderes de la Unión Europea llegaron a un acuerdo para diseñar un nuevo tratado que profundice la integración económica en la zona euro, pero las probabilidades de medidas más decisivas para frenar la crisis de deuda siguen siendo inciertas.

Lipton dijo que la mejor manera de salir adelante era aplicar más liquidez para manejar la crisis tanto a nivel de los bancos como de los estados, más consolidación fiscal con un ritmo prudente pero creíble de ajuste y más crecimiento para sostener ese ajuste.

Afirmó que los bancos requerían más capital para un desapalancamiento y, finalmente, más integración, tanto fiscal como financiera, para asegurar la viabilidad y estabilidad de la unión monetaria en Europa.

"Desapalancarse ahora amenaza con llevar el crecimiento global por debajo incluso de nuestros pronósticos reducidos", dijo el ejecutivo del FMI, sin entrar en detalles.

También dijo que la economía estadounidense había mostrado sorprendentes signos de fortaleza en el último trimestre del 2011, aunque las disputas políticas sobre los problemas presupuestarios seguían siendo un problema.

La economía de China ha sido contenida por el menor crecimiento de Estados Unidos y la UE, dijo Lipton anteriormente este mes, pero añadió que la posibilidad de un aterrizaje forzoso debería descartarse.

RDS