Los problemas derivados de las finanzas griegas y su potencial contagio a otros países de Europa no han conseguido que la actividad bursátil mundial se paralice como lo hizo en el 2008.

Actualmente, con la crisis griega como escenario de fondo, se estima que el valor de capitalización, tan sólo en lo que va de mayo ha caído 4.2 billones de dólares, es decir 8.5 por ciento.

De acuerdo con información de la Federación Mundial de Bolsas (WFE, por su sigla en inglés), las bolsas de valores perdieron entre septiembre y octubre del 2008, 15.4 billones de dólares. El valor de capitalización total pasó de 49 billones de dólares en agosto de ese año a 33.6 billones de dólares al cierre de octubre.

Por día

Uno de los días más escandalosos para los mercados accionarios fue el pasado 27 de abril, cuando la calificadora Standard & Poor’s (S&P) rebajó la nota de la deuda griega hasta BB+ equiparándola al mismo nivel que un bono basura.

Este evento hizo tropezar fuertemente a los mercados accionarios, cuyo valor de capitalización se precipitó 880,587 millones de dólares en una sola jornada, de acuerdo con cálculos de El Economista.

Otra baja importante se dio el 20 de mayo, cuando el valor de capitalización se redujo en 966,959 millones de dólares, por la ola de incertidumbre que sufrieron los mercados en respuesta a la de-cisión de Alemania de limitar las ventas en corto hasta marzo del 2011.

Pero estas caídas y las posteriores que se han experimentado con la crisis griega, no superan a la asociada con la quiebra de Lehman Brothers del 15 de septiembre del 2008, las bolsas de valores del mundo perdieron 1.3 billones de dólares en valor de capitalización.

Asimismo, tampoco se comparan al peor día para los mercados bursátiles derivado de la crisis financiera global, que tuvo lugar el 6 de octubre del 2008, cuando la sombra de la recesión se extendía por todas partes.

Se calcula que sólo en ese día, el valor de capitalización cayó 2.7 billones de dólares, nivel que hasta el momento no tiene comparación.

Nuevamente, la falta de transparencia ha puesto a temblar a los mercados, observan analistas consultados, pero el camino andado con Lehman Brothers contribuyó para reducir las pérdidas potenciales, aunado a que las plazas bursátiles habían logrado recuperar en la mayoría de los casos los niveles que ostentaban previo a la crisis.

[email protected]