Los diputados franceses adoptaron el martes casi por unanimidad de 462 votos contra 33, el megaplan de rescate para la zona euro (16 países) al que Francia aportará 111,000 millones de euros.

El fondo de emergencia para la eurozona, aprobado el 9 de mayo pasado por los jefes de Estado y de gobierno de los 16 países de la zona euro, fue respaldado en la Asamblea Nacional francesa (cámara Baja) por los diputados de la gubernamental Unión por un Movimiento Popular (UMP, derecha) y por sus pares del opositor Partido Socialista.

El texto será examinado el jueves por el Senado donde debería ser adoptado de forma definitiva.

Hay que "defender la zona euro y poner fin a la especulación", afirmó el presidente de la Comisión de Finanzas, el socialista Jerome Cahuzac.

En contra del texto votaron los 25 diputados comunistas y algunos diputados de forma aislada.

Al plan de ayuda para la eurozona de 750,000 millones de euros, Francia aportará 110,000 millones de euros (135,000 millones de dólares).

Los diputados adoptaron una sola enmienda destinmisiones de finanzas de las asambleas" en el caso de asistencia financiera a un Estado miembro de la eurozona.

Ese gigantesco fondo de emergencia, un mecanismo financiero sin precendentes en la Unión Europea (UE), consiste en un paquete de 440,000 millones de euros en préstamos y garantías por parte de los Estados de la Eurozona, a los que se añaden hasta 250,000 millones de euros del Fondo Monetario Internacional (FMI) y 60,000 millones de la Comisión Europea.

Está dirigido a los países de la zona euro en dificultades y busca evitar que se repita la situación provocada por la amenaza de bancarrota de Grecia.

RDS