Entre enero y noviembre del año pasado ingresaron al país 22,576 millones de dólares vía remesas, el mayor flujo acumulado para un periodo similar desde el 2008, informó el Banco de México.

Esto significa que los envíos de connacionales que trabajan en el exterior crecieron 5.4% anual al onceavo mes del 2015.

Sin embargo, al incorporar el efecto cambiario con el fortalecimiento del dólar, resulta que las remesas han registrado un robusto incremento de 27.4% anual en pesos al penúltimo mes del año pasado, destacó desde Nueva York el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos.

Es decir, matiza, los 1.3 millones de hogares mexicanos que reciben remesas son uno de los segmentos favorecidos por el deslizamiento del peso frente al dólar.

Flujo mensual robusto

De acuerdo con las cifras del Banco de México, el flujo de remesas en noviembre fue de 1,887 millones de dólares; éste es el mayor registro mensual para un mes similar desde el 2007.

Y tiene que ver, de acuerdo con analistas de BX+, con el comportamiento del empleo en construcción en Estados Unidos, así como la apreciación del dólar.

Las cifras del Banco de México muestran que, en noviembre del 2007, los envíos registrados por este concepto sumaron 1,958 millones de dólares. Es decir, el flujo de envíos se encuentra debajo del registrado entonces, en 71 millones de dólares.

El 2007 referido es el año previo a la crisis del sector hipotecario de Estados Unidos, el sector que genera el mayor número de empleos a los trabajadores mexicanos que envían remesas, según el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Tendencia positiva

A pesar de la recuperación, al comparar con el flujo mensual de envíos de todo el 2015, resulta que en noviembre se presentó una desaceleración respecto de la dinámica observada anteriormente.

El pico del flujo mensual de remesas se registró en agosto de este año, correspondiente a 2,253 millones de dólares.

No obstante, los analistas de BX+ consignan que la tendencia sigue siendo positiva.

Consumo, la esperanza

Desde la perspectiva del especialista de GS, estos recursos fueron en el 2015 uno de los factores de impulso para el consumo privado. Y continuarán siéndolo para el año que corre.

Las familias de bajos ingresos, que son las que en su mayoría reciben remesas, tienen una alta propensión a consumir , destaca.

No obstante, Mónica Díaz Loubet, analista de BX+, comenta que los estados con mayor impacto ante el envío de remesas registran contracciones económicas, lo que significa que habrá un impacto poco favorable en el consumo.

En este reporte del Banco de México de las estadísticas de remesas mensuales no hay una actualización de los ingresos por entidad federativa. Sin embargo, de acuerdo con los datos más recientes al tercer trimestre, se mantienen Morelia, Guanajuato y Jalisco como los líderes receptores de remesas.

Se achica giro promedio

En el detalle de la información se puede ver que se realizaron 77.1 millones de operaciones en noviembre para hacer estos envíos, lo que permite estimar que el valor promedio de las remesas en el mes reportado fue de 293 dólares.

Este giro promedio captado por las familias mexicanas es el menor de los últimos meses. El pico de los envíos por unidad se registró en marzo, donde la remesa promedio fue de 311 dólares.

Según la información, las transferencias electrónicas siguen siendo el principal medio de envíos, al realizar 99% de sus operaciones por esta vía, mientras el segundo tipo de entrega se realizó en efectivo y especie, lo que corresponde a 0.30% de las remesas registradas por el banco central.

[email protected]