Mientras que las plazas bursátiles tuvieron movimientos mixtos, la crisis europea volvió a reflejarse en el mercado de deuda. La reestructura griega significó para los mercados la posibilidad de que el suceso se repita en la zona euro y no representó una solución a la crisis.

Ayer comenzaron a negociarse los nuevos bonos griegos y saltó a la vista que continúan operando a niveles congruentes con un escenario de insostenibilidad de la deuda soberana , escribieron analistas de Santander en una nota.

El nuevo plazo heleno a 11 años cotizó con una tasa de 18%, mientras que las tasas subieron también en otros países como España e Italia conforme los mercados comenzaron a descontar que otra reestructura similar a la helena es factible, mencionaron fuentes del mercado.

El bono español a 10 años subió a 5.00% y su prima de riesgo se elevó ligeramente a 330 puntos; mientras que en Italia el diferencial se amplió en 12 puntos base a 316 puntos.

Si bien el intercambio de deuda (helena) definitivamente es un avance en la crisis de la eurozona (…) la falta de credibilidad del paquete fiscal continúa limitando la corrección de precios, aun en estos nuevos bonos , agregó Santander.

En Grecia, la prima de riesgo subió cinco puntos a 3,481 puntos base. Lo anterior ante un escenario en que el eurogrupo no aprobó las metas fiscales españolas y estaría congelando hoy mismo subvenciones a Hungría, mientras que Italia confirmó haber entrado en recesión.

Para los mercados emergentes, la actual coyuntura ha sido un factor positivo. Los rendimientos de los bonos de mercados emergentes parecen estar particularmente anclados por las recientes inyecciones de liquidez de los bancos centrales , mencionaron analistas de Barclays Capital en una nota, haciendo referencia a la reciente inyección de liquidez del Banco Central Europeo.

En México, la semana pasada los bonos vieron descensos en sus rendimientos de hasta 20 puntos base y ayer con caídas promedio de 1 punto base, con el plazo al 2024 alrededor de 6.35 por ciento. Las tasas se encuentran cercanas a soportes importantes, por lo que hay que tener cautela ante un posible rebote , dijo Actinver en un reporte.

En Brasil la tasa del bono a nueve años, por el contrario, subió en 5 puntos base a 11.13 ayer.

Los mercados emergentes siguen ofreciendo rendimientos más altos que los mercados desarrollados y, en la mayoría de los casos, un mejor perfil de crecimiento económico a pesar de la desaceleración de este año , factores que parecen suficientes para que se mantenga la entrada de capitales similar a años anteriores, agregó Barclays.

Según sus estimaciones, la entrada de flujos a Brasil se ha concentrado más en renta variable que en bonos en lo que va del año, al significar estos últimos alrededor de 27% (861 millones de dólares) de los flujos totales; mientras que en México los flujos a bonos representan 60% (925 millones).

BOLSAS CONCLUYEN MIXTAS

La desaceleración de las exportaciones chinas envió señales negativas a los mercados bursátiles que están en espera de la Fed y lo que tenga que decir en su reunión de política monetaria.

En Wall Street, el Dow Jones avanzó 0.29%, mientras que el S&P ganó 0.02% y el Nasdaq cedió 0.16 por ciento. La tendencia fue similar en Europa y México, donde el Stoxx 600 perdió 0.2% y el IPC 0.27% a 37,590.17 puntos, respectivamente.

El índice mexicano rompió con su canal ascendente y corre riesgo de descender hasta los 37,000 puntos si hoy no espeta los 37,506 puntos, consideró Actinver, tendencia que podría seguir Wall Street si los datos a publicar esta semana no son favorables.